Pierce Brosnan y su hija Charlotte
Pierce Brosnan y su hija Charlotte en una imagen de 2006. GTRES

Charlotte Brosnan, la hija del actor Pierce Brosnan, murió la pasada semana a los 41 años a causa de un cáncer de ovarios, un batalla en la que el intérprete de 007 luchó duramente, según ha publicado People.

Durante los últimos años, Pierce lo había intentado todo, ha contado a la publicación Lisa Paulsen, presidente de Entertainment Industry Foundation, y una buena amiga de la familia Brosnan. "Estaba dispuesto a coger el teléfono y llamar a todo el mundo, ir a donde fuera, cuidar de ella, hacer cualquier cosa por su hija en cualquier momento. Estaba desesperado", cuenta.

Perder a una persona con la que has compartido todo... Es insoportable Charlotte, hija adoptiva suya, fruto de un matrimonio anterior de su mujer, Cassandra Harris, luchó con "humanidad y elegancia, coraje y dignidad", relata Lisa Paulsen, pero finalmente la enfermedad le pudo, tras tres años de lucha.

Cassandra también murió de la misma enfermedad en 1991, cuando estaba casada con Brosnan, y se cree que Charlotte es la cuarta generación de su familia en padecer cáncer de ovarios. "Cuando Harris era joven su madre murió de cáncer de ovarios y también se cree que su abuela murió de lo mismo", cuenta Lisa.

"Hay una increíble crueldad en todo esto", confesaba Brosnan a la revista People cuatro meses antes del fallecimiento de su hija. "Perder a una persona con la que has compartido todo... Es insoportable"

Paulsen explica que tras la muerte de su mujer, Pierce Brosnan —que volvió a encontrar el amor en Keely Shaye Smith, con la que se casó en 2001—, se convirtió en un abanderado y un embajador de la lucha contra el cáncer en las mujeres, y no cree que sus esfuerzos hayan sido en vano, a pesar de su gran pérdida.

"Le dije a Pierce que las cosas que ha hecho han conducido a muchos descubrimientos", relata. "Él es un padre extraordinario".