La ola de calor se desactivará desde este martes aunque se mantendrán las temperaturas veraniegas en todo el país donde también aparecerán las nubes de evolución que desencadenará la actividad tormentosa por las tardes, sobre todo en las zonas montañosas, según la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET).

Según ha explicado a Europa Press el portavoz de la AEMET, Alejandro Lomas, este lunes seguirá siendo de bastante calor, sobre todo en el interior y oeste de la Península y en la mitad sur aunque las altas temperaturas no llegarán a la mitad este peninsular y algún chubasco podría caer en algún punto de Pirineos.

De este modo, ha destacado las temperaturas que se han registrado este fin de semana en Vigo-aeropuerto, donde se ha batido el récord absoluto de temperaturas máximas y mínimas. Concretamente, ha dicho que el viernes se alcanzaron en este observatorio 39,7 grados centígrados; el sábado, hubo 38,9 grados centígrados y el domingo 39,1 grados centígrados.

Estos tres datos superan el anterior récord absoluto de este observatorio que cuenta con datos desde 1956 y en el que el 14 de junio de 1981 se llegó a 38,6 grados centígrados. En cuanto a la mínima, también destacó este domingo por ser muy alta, ya que durante la noche el termómetro bajó a 23,7 grados centígrados, cuando la anterior mínima máxima era de julio de 1990, cuando se registraron 22,6 grados centígrados.

Además, ha añadido que el martes seguirán las altas temperaturas pero "aflojará la situación ligeramente" salvo en el interior de la mitad sur, donde se mantendrán sin cambios hasta el miércoles. Concretamente, ha dicho que los avisos naranjas se convertirán en amarillos este martes, y que algunos amarillos desaparecerán aunque se mantendrán en Extremadura y oeste de Andalucía.

En general los termómetros irán experimentando esta semana un ligero a moderado descenso y en el resto se esperan pocos cambios, de uno o dos grados centígrados. "Las temperaturas se aliviarán un poco, aunque seguirán siendo altas y veraniegas", ha apuntado Lomas que ha agregado que la nubosidad comenzará una tendencia a tormentosa en buena parte de España que, especialmente afectará al sistema central e Ibérico y a las zonas de montaña del centro y norte.

De cara al miércoles, el portavoz de la AEMET ha apuntado que las temperaturas solo seguirán siendo muy altas en el cuadrante suroeste y en Canarias, donde seguirán siendo significativas. Las tormentas se producirán en todo el interior peninsular y contribuirán también al descenso de los termómetros. "En Castilla y León y Galicia descenderán claramente y en la mitad sur se mantendrán muy altas, pero un poco para abajo", ha insistido.

El jueves los termómetros seguirán su tendencia a la baja pero se mantendrán los valores veraniegos y en el cuadrante nororiental los chubascos y tormentas serán más probables, pero serán posibles en otras zonas también salvo en el sur de la península, ya que no se esperan en Andalucía, Extremadura y sur de Castilla-La Mancha, donde el mercurio seguirá estando por encima de lo normal.

De cara al fin de semana, ha indicado que seguirá esta situación que favorece la inestabilidad en las montañas de la mitad norte y no se esperan más descensos de las temperaturas ni un cambio en la situación.

Finalmente, en cuanto a la terminología, Lomas ha explicado que esto ya no será ola de calor ya que se mantendrán los avisos de calor y las temperaturas altas, pero se reduce la distribución geográfica y la intensidad y persistencia de los altos valores.

Consulta aquí más noticias de Badajoz.