La Fiscalía Anticorrupción tiene previsto apoyar la petición realizada por las acusaciones personadas en la causa que investiga la supuesta contabilidad B del Partido Popular (PP) para que el juez de la Audiencia Nacional Pablo Ruz tome de nuevo declaración al extesorero del partido Luis Bárcenas, han informado fuentes del Ministerio Público.

Tambien IU ha reiterado su petición al juez Pablo Ruz de que cite a declarar de nuevo a Bárcenas La Asociación Libre de Abogados (ALA), Ecologistas en Acción, Federación Los Verdes y Justicia y Sociedad solicitaron esta declaración en un escrito presentado hace semanas al magistrado.

Aseguraban que tras las declaraciones prestadas entre los días 20 y 29 de mayo por nueve testigos, dos peritos caligráficos y nueve imputados "se acreditaría la existencia de una asociación ilícita en el seno del PP" que recibía de manos de donantes, en efectivo, cantidades que luego se ingresaban en las cuentas del Banco de Vitoria/Banesto.

Agregaban que Bárcenas, el también extesorero Álvaro Lapuerta y "quizás los entonces secretarios generales Arenas y Álvarez-Cascos" recibían en mano fajos de billetes que no procedían de donantes anónimos puesto que conocían la identidad de quien los entregaba. "El PP olvidó consignar la persona del donante en su contabilidad cuando sus empleados ingresaban las distintas cantidades", añadían.

Tambien Izquierda Unida (IU) ha reiterado su petición al juez de que cite a declarar de nuevo a Luis Bárcenas. Además de la declaración de Bárcenas, IU solicitó entonces la comparecencia como testigos de la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, sus antecesores en ese cargo Javier Arenas y Francisco Álvarez Cascos, y el expresidente del Gobierno José María Aznar para que expliquen las donaciones recibidas por el partido desde 1989 hasta ahora.

El diario El Mundo publicó el pasado domingo un artículo de su director en el que reflejaba una conversación mantenida con Bárcenas. En ella, el extesorero aseguraba que "al menos los últimos 20 años el PP ha estado financiándose de forma ilegal".

Agregaba que el partido recibía donaciones en metálico de los constructores y otros empresarios que obtenían adjudicaciones o contratos de las administraciones a cambio de su dinero. Las cantidades se habrían entregado en la sede del PP en efectivo y se empleaban para el pago de sobresueldos a altos dirigentes de la formación, indicaba el periódico.