Una mujer embarazada de seis meses arrojó el jueves a su hijo a una lona desde un segundo piso de una vivienda de León para evitar las llamas de un incendio que se registró en el salón de su casa y después se lanzó ella, siguiendo las indicaciones de la Policía.

Según informaron fuentes de la Policía Local, cuatro vecinos del inmueble y dos policías locales pusieron una lona antes de invitar a la mujer a que tirara a su hijo y luego se arrojara ella misma.

Después de caer en la lona, la madre y su hijo fueron trasladados al Hospital de León para someterse a una revisión, si bien en principio su estado es satisfactorio, según dichas fuentes.

Uno de los vecinos que sujetaba la lona sufrió una fractura en el dedo y también fue atendido en el mismo centro hospitalario.

Allí, también acudió, según fuentes del Servicio de Emergencias de Castilla y León, un varón de 39 años, J.L·L. que sufrió una leve intoxicación por inhalación de humo.

El incendio, que pudo originarse por un cortocircuito, se produjo en el segundo piso de la calle de Peña Larzón, en el barrio de las Ventas de León, en un inmueble antiguo de cuatro plantas con cuatro viviendas en cada una.