Este lunes han comenzado las obras de conexión de la autopista de Llevant (MA-19) con el Molinar y el Camí Fondo, un proyecto que tiene un término de ejecución de 18 meses y que costará 17,4 millones de euros, que han sido financiados íntegramente por el Ministerio de Fomento a través del convenio de carreteras.

Se trata de un nuevo enlace que dará respuesta a una reivindicación "histórica" de las barriadas del Molinar, Coll d'en Rabassa y Portitxol y que beneficiará a una población de cerca 20.000 vecinos de estos núcleos de la capital balear.

Así lo han destacado en rueda de prensa la presidenta del Consell de Mallorca, Maria Salom, y el alcalde de Palma, Mateu Isern, durante la presentación de los detalles del proyecto que permitirá la interconexión entre las barriadas costeras de la capital balear con las situadas al margen opuesto de la autopista, como el Rafal Nou y Son Gibert.

Además, el enlace entre la MA-19 y la rotonda de Llevant de Palma permitirá todos los movimientos, lo que mejorará sustancialmente la movilidad global de la ciudad.

El nuevo enlace contará con un carril bici de 1.410 metros de longitud entre el Molinar y el polígono de Llevant, que conectará con el existente. Además las obras prevén ampliar el torrent Gross hasta 35 metros y se adaptará la canalización prevista en un futuro.

La vía proyectada conectará