La secretaria provincial del PSOE de Sevilla y consejera de Presidencia e Igualdad, Susana Díaz, ha asegurado este lunes que vive "en positivo" la campaña como precandidata en las primarias de partido en Andalucía, de modo que ha evitado entrar en la polémica por el tipo de avales que se necesitan, algo sobre lo que, según ha incidido, corresponderá pronunciarse a la Comisión de Garantías.

Así lo ha indicado a preguntas de los periodistas en Jaén sobre manifestaciones de los otros dos precandidatos, el consejero de Agricultura, Pesca y Medio Ambiente, Luis Planas, y el alcalde de la localidad granadina de Jun, José Antonio Rodríguez, pidiendo juego limpio y un trato igualitario.

"Yo vivo esta campaña en positivo; estoy viendo que se está generando ilusión dentro y fuera de las filas socialistas porque es un momento histórico, la primera vez que un partido en Andalucía somete a la votación y al aval de sus afiliados la decisión de quién va a encabezar la candidatura del PSOE a la presidencia de la Junta", ha subrayado.

En este sentido y preguntada por si descarta que exista entonces discriminación entre los precandidatos, ha dicho quedarse con "el revulsivo al Partido Socialista y a también a la política", con la "ilusión" y el "nuevo tiempo" que se está creando. Al hilo y tras afirmar que "se ha escrito un libro brillante en estos 30 años en Andalucía", ha considerado que es hora de que el PSOE "empiece un nuevo libro, que sería también un nuevo ciclo" en la región.

En ese camino, ha resaltado que "si algo suponen unas primarias como éstas, es que el voto y el aval de un consejero, un secretario general de cualquier provincia tiene el mismo valor que el de un militante de base", algo que en lo que reside "la grandeza" de este proceso histórico. "Y con eso yo me quedo", ha asegurado Díaz, para la que es un "reto" y se va "a entregar en los días que quedan de campaña".

Cuestionada por la quejas del alcalde de Jun al anunciar que recurrirá dicho proceso si no se permite que los militantes puedan presentar por vía electrónica su aval al candidato que consideren, la secretaria general del PSOE sevillano ha evitado analizar "cuestiones internas". "Hay una comisión de garantías y son ellos los que tiene que entrar. Yo viviendo la campaña en positivo, trasladando a compañeros cuál es el nuevo tiempo que quiero abrir en la política andaluza", ha concretado.

UNIDAD

En cuanto a los plazos marcados y ante las críticas que han surgido desde algunos ámbitos sobre su rapidez, ha indicado que "es el procedimiento que marca la organización, el mismo con el que se eligió a Alfredo Pérez Rubalcaba". "El tiempo, el que marcan los estatutos y voy a intentar en este periodo de tiempo recorrer cuantos rincones pueda de la geografía andaluza y generar la mayor ilusión, cohesión, unidad y esperanza en el futuro".

Junto a ello, ha puesto de relieve en esta línea que "la obligación y la oportunidad" de los socialistas andaluces "es trabajar desde la unidad del partido" para volcar "la fortaleza" de esta formación con el objetivo de "dar respuesta" a los "muchos ciudadanos que lo están pasando mal", algo que, a su juicio, puede hacer un PSOE que es "fuerte, sólido" y, además, "desde la pluralidad".

"No estoy contando avales en este momento. Estoy intentando visitar el mayor número de rincones posibles, hablar con el mayor número de compañeros posible y generar ilusión, cohesión y, sobre todo, convencida de que los ciudadanos esperan que verdaderamente seamos capaces de abrir un nuevo tiempo en un tiempo de mucha dificultad", ha aseverado Díaz a la pregunta de si le gustaría llegar o no a una votación entre varios candidatos.

Consulta aquí más noticias de Jaén.