Las comunidades autónomas que en mayo registraron los mayores incrementos en el número de conversiones de contratos temporales en indefinidos con respecto al mes anterior fueron Navarra (+51,8%), Extremadura (+39,5%), y Baleares (+18,8%), mientras que los descensos más pronunciados correspondieron a Cantabria (-15,2%), Castilla-La Mancha (-13,9%), y Madrid (-13,4%).

En el conjunto nacional, un total de 166.765 contratos temporales se convirtieron en indefinidos en los cinco primeros meses del año, cifra inferior en un 0,4% a la del mismo periodo de 2012, en el que las conversiones totalizaron 167.506, según un informe difundido este lunes por Randstad a partir de los datos recogidos por los servicios públicos de empleo.

Randstad precisa en su informe que esta reducción del número de conversiones de contratos a indefinidos se concentró en los varones, que han pasado de protagonizar 90.505 conversiones entre enero y mayo de 2012 a un total de 89.083. En el caso de las mujeres, las conversiones de temporales a fijas se han incrementado en 681 en este periodo, hasta sumar 77.682 contratos.

En valores mensuales (mayo sobre abril), los contratos convertidos en indefinidos descendieron un 1,8% con respecto al mes anterior, hasta las 33.269 conversiones, cifra un 10,4% inferior a la del mismo mes de 2012.

De los 33.269 contratos que se convirtieron en indefinidos en mayo, tan sólo 6.475 correspondieron a personas que, o no tenían estudios (2.091), o únicamente habían finalizado los estudios primarios (4.384). Esta cifra se eleva hasta los 26.794 al contabilizar los trabajadores con estudios secundarios y postsecundarios.

Randstad destaca que las posibilidades de ser contratado aumentan, en parte, con el nivel de estudios y formación complementaria, al incrementar la empleabilidad del trabajador. En este sentido, resalta que el dominio del inglés, en concreto, incrementa en un 44% la posibilidad de encontrar un empleo.

Consulta aquí más noticias de Toledo.