El juicio contra el hombre de 35 años acusado de matar a tres vecinos —uno de ellos de 13 años— y de intentarlo con otros dos en octubre de 2011 en la localidad valenciana de Castellar comenzará este lunes en la sección primera de la Audiencia Provincial de Valencia.

El hombre se enfrenta a una pena de 45 años de prisión y a pagar indemnizaciones que ascienden a un total de 659.524,09 euros, según solicita el ministerio fiscal, quien en su escrito provisional indica que el procesado tenía afectadas de un modo importante, pero sin anularlas, las facultades intelectivas y volitivas por una alteración momentánea de su estado psíquico debido al previo consumo de alcohol y cocaína.

Todo comenzó sobre las 21.00 horas del día 28 de octubre de 2011, cuando el hombre, quien residía en la puerta 6 de la finca ubicada en la calle Poetisa Leonor Perales y Escalente de la pedanía de Castellar-Oliveral, cogió un cuchillo de cocina de grandes dimensiones y se lo escondió en el bolsillo, para entrar luego en la puerta colindante, en la número 5, donde había dejado a su hija recién nacida con una vecina.

Una vez dentro de esta vivienda, el hombre clavó el cuchillo tres veces a la vecina que cuidaba de su hijo. Seguidamente, ésta pudo dar un grito de alarma y escapó como pudo hacia la vivienda de la puerta 7. Tras dar el grito, el marido de la mujer acudió al lugar y de idéntica manera, el hombre le clavó hasta 20 veces el cuchillo en su cuerpo, lo que le provocó la muerte.

Seguidamente, extrañado por los ruidos que oía en su casa, el hijo de este vecino fallecido y de la mujer herida, de 13 años, salió de su habitación y el procesado le clavó también hasta 20 veces el cuchillo, lo que acabó con su vida.

El procesado, después, acudió al domicilio donde se había refugiado su primera víctima —madre y esposa de los dos ya fallecidos— y comenzó a dar golpes muy fuertes en la puerta de la entrada y trató de abrir el cerrojo. Otra vecina, de la puerta 8, viuda de 77 años, salió alarmada por el ruido y recibió del hombre el impacto del cuchillo en la región mamaria izquierda, una agresión que le causó la muerte.

Por último, otro vecino, de la puerta 13, también alertado por el ruido, acudió al rellano de la planta segunda, donde vio dos de los cadáveres, y el procesado le clavó el cuchillo. A continuación, se produjo un forcejeo entre ambos, cayeron al suelo por la escalera entre el segundo y el primer piso y se rompió el cuchillo. Alertadas las fuerzas policiales, minutos después, se procedió a la detención del hombre.

Consulta aquí más noticias de Valencia.