Tras el misterioso viaje a las Maldivas con cura incluido, el representante de Fernando Alonso desmintió que el piloto se hubiera casado.

La prensa del corazón dice que sí, y el anillo que luce en su mano también. Pero lo cierto es que el estado civil del piloto sólo lo conocen él y sus allegados más íntimos.

A comienzos de este mes el asturiano disfrutó de unas idílicas vacaciones en Hawai, que si no pueden ser calificadas de luna de miel en el estricto sentido de la palabra, sí fueron un auténtico viaje de novios.

La pareja paseó abrazada, cogidos de la mano , besándose, compartiendo tiernas miradas, regalando una imagen muy diferente a la que estamos acostumbrados a ver.

El piloto y la cantante alquilaron una habitación en uno de los hoteles más caros de la costa Kona , la Villa Presidencial , un lujoso bungalow a orillas del pacífico por el que pagan 1500 dólares al día.

El hotel donde pernoctaron cuesta 1500 dólares diarios


Desde ahí disfrutan de largas jornadas de sol y playa. Por las noches disfrutaron de románticas cenas servidas con todo lujo de detalles en el balcón de su bungalow.

Al piloto le gustan las delicias culinarias a base de mariscos, pero también degustó los menús continentales que ofrece el hotel.

El tiempo no les acompañó por lo que la pareja disfruta de relajantes masajes, cuyo valor oscila entre los 600 y los 1000 euros.


La pareja no se dejó ver por el hall del hotel porque Fernando es una persona muy discreta y tímida y teme ser reconocido por otros inquilinos.

En está aparente luna de miel la pareja descansó para empezar con fuerzas renovadas sus nuevos proyectos profesionales.