Mientras Mayte Zaldívar contaba la experiencia de su detención en un programa, Isabel Pantoja se daba un baño de amor popular en su último concierto celebrado en Madrid. La cantante vio frustrada su tentativa de engañar a los medios con una doble. Su madre, Doña Ana y Chabelita fueron sus espectadoras vip.


Isabel Pantoja quiso compartir las mieles del éxito que saborea gracias a sus últimos conciertos con el público que la esperaba a la puerta del teatro. La tonadillera preparó la situación y quiso despistar a los medios de comunicación que la esperaban haciendo salir por otra puerta a una doble suya tapada con una mantilla.

La doble de Isabel Pantoja iba cubierta con una mantilla


La multitud siguió a la que suponían que era la tonadillera y ésta aprovechó la coyuntura para salir por otra puerta; pero no pudo despistar a los periodistas que rectificaron rápidamente y consiguieron captar el momento en el que Isabel Pantoja se daba un baño de masas y recibía todo tipo de halagos de sus fans mientras un buen número de guardaespaldas mantenían a los reporteros a distancia.

La cantante no respondió a las preguntas sobre Julián Muñoz, pero se mostró visiblemente emocionada con las muestras de cariño. Por la misma puerta habían salido previamente su hija y su madre, Doña Ana, que sólo sale de casa para ver cantar a Isabel y no quiso hacer declaraciones.