La normalidad va volviendo al aeropuerto de Girona donde esta mañana se han suspendido ocho vuelos debido a la niebla mientras que cinco han sido desviados al aeropuerto de Perpinyà (Francia). 

Unos 1.500 pasajeros se han visto afectados por la suspensión de vuelos desde anoche debido a la niebla que ha impedido el aterrizaje de los aviones procedentes de otros aeropuertos que venían a recogerlos para llevarlos a sus destinos.

Ocho vuelos han sido suspendidos esta mañana a los que hay que sumar los nueve de ayer por la tarde.

Sólo ha salido un avión porque tenía su base en Girona
Esta mañana sólo ha salido de Girona un avión con destino a la ciudad holandesa de Eindhoven debido a que tiene su base en el aeropuerto gerundense.

Durmiendo en el aeropuerto

Muchos pasajeros han pasado la noche durmiendo en el aeropuerto esperando que la compañía Ryanair les busque una plaza en otro avión lo que resulta complicado ya que los aviones están llenos durante estos días.

Otra solución es devolver el importe de los billetes a los pasajeros que marchaban de Girona.

La niebla en Girona está dificultando también la circulación por carretera.