pasarela cibeles
Modelos de encaje de Juana Martín (J.J Guillén/Efe) J.J Guillén/ Efe

La fiesta de nochevieja ya está en puertas y muchas mujeres no desean gastar demasiado en una prenda que sólo se pondrán una noche.

Nosotros te ofrecemos una pequeña ayuda para que te luzcas en fin de año sin arruinar tu economía.

No son pocos los diseñadores que han llevado a la práctica el lema de menos es más, así que busca en tu armario unos sencillos vaqueros rectos y una camisa blanca de puños grandes.

Un estilo que bien puede parecer simple se volverá de fiesta si le añades unas sandalias plateadas, es posible que tengas algunas de verano ya que han sido tendencia, y un fular largo de tono plata también.

Un estilo sencillo se transformará si le añades algún complemento metalizado
Dale sólo una vuelta al cuello y deja que caiga por delante y si lo deseas hazte un moño informal para que resalte el brillo metalizado sobre la piel del cuello.

También puedes vestir de fiesta con un little black dress, un sencillo vestidito negro se transformará si le añades algún complemento vistoso como por ejemplo un fajín dorado o una diadema de brillos, nadie dijo que tuvieran que ser auténticos, hay imitaciones en cualquier tienda de bisutería.

Otra opción es invertir en una sola pieza, por ejemplo, puedes combinar unos pantalones de un solo tono de corte clásico con un top llamativo en color plata u oro.

También los hay de pedrería, drapeados, con la espalda al aire o con escote palabra de honor.

Si eres un poco friolera puedes ponerte una capelina sobre los hombros y cambiar las sandalias por un zapato cerrado.

Si no te gustan los tonos metalizados puedes cambiarlos por otro tipo de tejido de fiesta como por ejemplo los encajes no recargados o el raso.

Invierte sólo en una pieza y combínala con lo que ya tengas en tu armario
Lo que se intenta es combinar aquellas prendas que ya tenemos en el armario con algún complemento de fiesta como unas sandalias, un broche, un adorno para el cabello o un simple fular o cinturón.

Y si te vas a comprar algo intenta que sea una prenda versátil, que con pequeños detalles se pueda transformar.

Una pieza con la que bien podrías ir vestida para otra ocasión que no fuera despedir el año.

Finalmente, te pongas lo que te pongas, olvídalo y recibe al año nuevo con una sonrisa.