Los peajes de titularidad de la Generalitat subirán el 1 de enero un 3,28%, por encima de la inflación.

El túnel del Cadí y accesos pasan de 9,68 euros a 10,04; en la C-16, la barrera de Sant Cugat-Terrasa (lunes a viernes) pasa de 1,04 euros a 1,08; la C-16, en el peaje de Terrassa-Manresa (lunes a viernes) pasa de 3,18 euros a 3,29; la C-16, en los Túnels de Vallvidrera (hora punta) pasa de 3,11 euros a 3,22.

La C-32, en los Túnels del Garraf (general) pasa de 4,69 euros a 4,85 (para el usuario habitual costará 2,59 euros); la C-32, en Sitges-Vendrell, se encarece 15 céntimos, hasta los 2,72 euros; la C-32, en Montgat-Mataró, pasa de 1,02 euros a 1,06; la C-33, en Montmeló, ahora cuesta 1,23 euros y en 2007, costará un total de 1,26 euros.

No sube la parte correspondiente al Estado debido al efecto redondeo.

Gratuidad condicionada

Las subidas generalizadas en todos los accesos no afectarán a cuatro peajes, que serán gratuitos, pero con condiciones.

El túnel del Cadí (gratis para residentes del Berguedà, Cerdanya y Alt Urgell); acceso de Mollet, en la C-33 (usuarios habituales, de lunes a sábado no festivos); acceso de Alella en la C-32 (coches hacia o desde Barcelona que pasen ocho veces de lunes a viernes no festivos) y Les Fonts, en la C-16 (tramo Sant Cugat-Terrassa, a los que tienen origen o destino Barcelona). La medida no se aplicará hasta el 1 de febrero. Costará 12,5 millones anuales.