La patronal calcula que el nuevo trazado le cuesta al año casi dos millones de euros porque 700 camiones pierden un cuarto de hora en cada viaje porque tienen que recorrer 7,2 km más cada día para dejar escombros y basura.