El agua en Vizcaya no es barata, máxime desde que la factura incluye una tasa especial para financiar el plan de saneamiento integral del Consorcio de Aguas vizcaíno. Y, a pesar de eso, la tarifa en el territorio es inferior a la media del Estado. Cada ciudadano vizcaíno consume una media de 122 litros por persona y día, lo que conlleva que un hogar pague una media de 10,30 euros mensuales, incluido el canon por el saneamiento.

Por debajo de la media

La cifra es 2,44 euros por debajo de la media española, de 12,74 euros, según un estudio de la Federación de Consumidores en Acción (Facua). El informe detecta además diferencias de hasta el 426% (471 euros años) al analizar las tarifas del suministro en 28 ciudades españolas. Así, el consumo mensual de 10 metros cúbicos representa en Castellón 5,02 euros o 6,66 euros (en función de si el contador tiene 13 o 15 milímetros) frente a los 24,46 euros que se cobran en Palma de Mallorca. Sin embargo, cuando el consumo sube a los 20 metros cúbicos, la ciudad más cara es Alicante con 48,85 euros, frente a Castellón, con 9,60 euros.

Las diferencias, por estos motivos, también pueden ser muy amplias dentro de Vizcaya, dependiendo del consumo y del calibre del contador. Según el estudio, estas diferencias pueden llegar a los 3,75 euros mensuales en Vizcaya si el consumo es de 10 o 20 metros cúbicos al mes y el contador es de 13 ó 15 milímetros. La factura más barata alcanza los 5,40 euros con el mínimo consumo y el contador más pequeño. Los que más consumen, con el contador mayor, pagan unos 9,15 euros mensuales.

Por otra parte, Facua advierte de que las tarifas baratas “no son mejores, ya que es necesario que las suministradoras apliquen tarifas progresivas que penalicen los consumos excesivos”.

Desde enero, 1,14 euros más

Los vizcaínos se tendrán que rascar más el bolsillo desde el 1 de enero para pagar la factura del agua. El Consorcio de Aguas de Vizcaya aplicará una subida del 4%, de acuerdo con el IPC interanual, lo que supondrá en un incremento medio de 1,14 euros, sin incluir el IVA, por hogar. Ahora pagamos un mínimo de 8,42 euros en la factura, sin consumir ni una gota de agua. A partir del 1 de enero pagaremos unos 8,75 euros, es decir, 33 céntimos más.