«La mayoría –según Emilio Calatayud, titular del Juzgado número 1 de Menores de Granada– ya no pertenece únicamente a clases marginales y cada vez son más jóvenes, por el policonsumo de drogas».

La reinserción de estos jóvenes es una de las prioridades de la Consejería de Justicia, que ha puesto en marcha varias medidas para su reeducación. Así, en la provincia de Granada hay 680 menores (529 varones y 74 mujeres) que cumplen medidas judiciales en medio abierto y 15 empresas que los forman y les dan trabajo. Además, el 61,17% de estos delincuentes no reinciden.

Los dos Juzgados de Menores de Granada también han adoptado medidas de internamiento para 78 delincuentes, de las que 61 son irrevocables. El número de asuntos que pasan por estos juzgados, sin embargo, no ha cambiado en los últimos dos años y se sitúa entre los 900 y los 1.000, sin que de momento la presencia de inmigrantes haya incidido.