La razón de estos retrasos se encuentra en que dos de los seis facultativos que trabajan en este centro están disfrutando de sus vacaciones navideñas, así pues, el resto de médicos tiene que asumir su trabajo, que estos días aumenta considerablemente con la llegada de las gripes y los resfriados.

Éste no es el único ambulatorio vigués donde la falta de médicos está causando importantes problemas. Por ejemplo, en Coia, la escasez de pediatras está provocando serios trastornos a decenas de pacientes desde el pasado martes.

Situación «puntual»

Desde el Sergas aseguran que, en este caso, se trata de una situación «puntual», un imprevisto que, unido a la escasez de estos especialistas, no permitió dar solución inmediata a los pacientes.