Esta mujer sufrió lesiones para cuya curación necesitó de tratamiento médico y rehabilitación. La resolución judicial señala que el establecimiento debe afrontar esta indemnización porque estaba obligado a mantener limpio y seco el local y, en concreto, la escalera, donde se produjo el suceso. El percance se produjo en octubre de 2004.