Zaragoza es una de las ciudades donde es más barato abrir el grifo, aunque su agua no tenga buena calidad. El consumo mensual de 10 metros cúbicos de agua supone un importe medio de 8,74 euros, lo que sitúa este precio claramente por debajo de la media española (11,39 euros).

Las tarifas no llegan a ser tan bajas como en Castellón (5,02 euros) o en Madrid (5,85 euros), pero se quedan muy lejos de los precios que se pagan en ciudades como Palma de Mallorca (24,46 euros) o Murcia (18,57), donde el agua es hasta tres veces más cara.

Son datos extraídos de un estudio de la Federación de Consumidores en Acción (Facua), en el que se han examinado las tarifas de agua de 28 ciudades españolas y en el que Zaragoza aparece como la novena más barata, por detrás de Castellón, Madrid, Pamplona (6,28 euros), A Coruña (6,84), Logroño (7,12), Ciudad Real (7,25), Santander (7,28) y Málaga (8,71). La Federación advierte que el agua es el único suministro doméstico sin una normativa estatal que regule los derechos de los usuarios y en cuyas tarifas hay diferencias de hasta el 426%, según la ciudad.

Por otro lado, Zaragoza se sitúa entre las 22 localidades que establecen tarifas por bloques de consumo y entre las 12 que penalizan a los que gastan más. El año pasado, el Ayuntamiento introdujo este tipo de tarifa y los 33.274 usuarios que habían reducido su consumo en los dos ejercicios precedentes, vieron rebajada su cuota en un 10%.

Pero la asignatura pendiente con el agua de Zaragoza es mejorar su calidad, ya que bebemos agua del Ebro que llega del Canal Imperial hasta Casablanca y que requiere mucho cloro. Todo está listo para traer agua del río Aragón desde el embalse de Yesa, pero para garantizar que el suministro no escaseará en los meses de verano, es necesario tener lleno el embalse de La Loteta, por el que pasa una línea eléctrica y un gasoducto. La Confederación Hidrográfica del Ebro está a la espera de que las compañías propietarias de las líneas accedan a desviarlas.

Ciudad ahorradora de agua

Zaragoza es una de las ciudades que menos agua gasta (104 litros por habitante al día frente a 171 de la media española). En 1979 se consumieron 106 hm3 de agua. El año pasado sólo fueron 68 hm3. Entre el 60% y el 70% del agua que se consume en un hogar se gasta en el cuarto de baño, según la guía editada por el Ayuntamiento para contribuir al ahorro de agua. Con sencillos dispositivos economizadores, el gasto puede reducirse en un 40%.