El colectivo de 47 opositores a bomberos de la convocatoria de 2005 se concentró ayer en el interior del Ayuntamiento de Zaragoza para exigir el cumplimiento de la sentencia judicial que dictamina la repetición de una parte de su prueba. Mientras, el Consistorio asegura por su parte que va a interponer un recurso porque es lo habitual en estos casos hasta que el fallo sea firme.

Los opositores afirman que seguirán con sus concentraciones a diario hasta que se resuelvan sus demandas o sean atendidos por el alcalde. Las pruebas se celebraron a finales de 2006 y los 47 que suspendieron recurrieron por falta de «transparencia, publicidad, mérito y capacidad para el acceso a la función pública», según Arturo Sanz, portavoz de los opositores.

El proceso se paralizó, pero la Cátedra de Derecho Administrativo dio la razón al Ayuntamiento y se retomó en abril. El Ayuntamiento, que ya perdió en el Supremo un recurso por otra oposición, apelará al Superior de Justicia de Aragón.