Las cifras macroeconómicas que han convertido a Madrid en una de las regiones más pujantes del país no se reflejan en la calidad de su empleo.

En la comunidad, la temporalidad sigue teniendo una presencia constante en la vida laboral de los madrileños, según concluye un estudio que presentó ayer CC OO.

Pero lo más agravante, dice este sindicato, es que en los últimos cinco años, de 2001 a 2006, la temporalidad ha tenido un elevadísimo repunte en el sector público, en donde crece mucho más que en las empresas privadas.

Trabajadores inestables

En 2001, la tasa de temporalidad en la región era del 10,9%, frente al 20,2% del conjunto del país.

Se ha pasado de una tasa de temporalidad del 23,6% en 2001 al 30,9% en 2006

Cinco años después, en el tercer trimestre de 2006, la inestabilidad se sitúa en el 20,9% (26,8% en España), diez puntos porcentuales más.

El comportamiento del sector privado, en cambio, indica un aumento de sólo 7,3 puntos.

Se ha pasado de una tasa de temporalidad del 23,6% en 2001 al 30,9% en 2006.

Esta situación se debe, en opinión de Maricruz Elvira, secretaria de empleo de CC OO, a que "el Gobierno regional tiende a actuar como la empresa privada que, según ellos, es lo que mejor funciona".

Según Elvira, la Comunidad de Madrid no cubre las ofertas públicas de empleo desde hace tiempo, echa mano de trabajadores eventuales y destruye trabajo estable.

Ello se refleja en el hecho de que en este sector hay 444.200 personas asalariadas, de las que 93.000, el 20,9%, son temporales mientras que en 2001 la proporción era del 10,9%.

El Gobierno regional tiende a actuar como la empresa privada

La temporalidad tiene como causa la utilización de contratos eventuales para cubrir puestos estables.

Una de las fórmulas más utilizadas es el encadenamiento de contratos en la misma empresa.

Así, de las 758.700 personas asalariadas temporales que hay en la región (en total son 2.597.100), 293.700 van sumando contratos en su empleo actual.

El resto va de empresa en empresa.

Jóvenes y en precario

En Madrid hay 781.600 jóvenes asalariados menores de 31 años.

En este colectivo, dice el estudio de CC OO, es donde más ha aumentado la precariedad y la temporalidad laboral en los últimos años.

La tasa de temporalidad de los menores de 31 es del 47,7% en 2006 cuando en 2001 era del 37,9%.

En términos generales, el sector servicios es el que concentra la mayor parte del empleo temporal, un 68,2%.