Noches mágicas, bebidas de primeras marcas, barra libre, guardarropa y parking vigilado. Son parte del reclamo con el que los locales nocturnos intentan vender sus fiestas de Nochevieja. Pero a los ya clásicos de la capital sólo se sumarán este año dos nuevas ofertas: el Club Hípico de El Limonar y un local de Tejón y Rodríguez.

Según el Ayuntamiento, son las dos únicas empresas que han pedido autorización para hacer cotillón. Ya tienen el visto bueno municipal, a falta de la inspección de los Bomberos para comprobar si tienen, por ejemplo, seguro y plan de emergencia, obligatorio para fiestas con más de 300 personas. Y es que las numerosas exigencias del Consistorio echan para atrás a más de uno.

Sólo en la solicitud hay que incluir un informe minucioso del local y hasta el emplazamiento de luces, aparatos de ventilación y planos. Estas medidas no afectan al resto de bares y discotecas de la ciudad, que el 31 ofrecen lo mismo que cualquier fin de semana.

La oferta oscila entre 40 y 70 euros, explica Ángel Navarro, gerente de la central de entradas, aunque la mayoría de los que eligen estas fiestas son los más jóvenes, que hasta piden prestado para ir. Como Borja, de 19 años, quien aseguró ayer que ha empeñado todo su oro.

Torremolinos concentra la oferta

Benalmádena, Marbella, Antequera, la capital y Torremolinos coparán las fiestas de fin de año. Pero es en esta última donde hay más oferta y más variada: desde la del Club Hípico, de rigurosa etiqueta, o la de Voom Voom, que ofrece un apartotel para cuatro por 80 euros, hasta el X-clusive House Hotel. Por 60 euros, prometen cinco DJ y lucha entre timbales de fuego.