El fiscal superior de Galicia, Carlos Varela, ha explicado una propuesta para agilizar la ejecución de la demanda colectiva que está en curso, y que se resolverá en juicio oral el 19 de septiembre, en el caso de que sea favorable a los intereses de los preferentistas.

Así, ha señalado que la idea es que Novagalicia Banco diga qué clientes considera que fueron bien informados, es decir, identifique a los que califique como inversores y que estos, que podrían ser "500, mil o dos mil" sean los que pasen por el juzgado para que el juez ejecute en cada caso el fallo judicial.

Esta vía, en la que habría que determinar igualmente si estas personas han sido informadas convenientemente o no, permitiría que los ahorradores (los que no fueron señalados por la entidad como inversores) podrían recuperar directamente su dinero.

En su exposición en la Comisión de investigación de las cajas, Carlos Varela ha indicado que el fallo derivado de la demanda, aunque beneficiaría de forma colectiva a los afectados, habría que ejecutarla, con lo que hay "cierto pánico en el sector judicial" por que tendrían que acudir las 40 o 50.000 personas a los juzgados para su ejecución, con lo que quedaría "colapsada" la instancia judicial.

"Hay que simplificar el escenario de ejecución", ha manifestado, y de ahí su propuesta de "discutir" sobre la condición de los que el banco identifique como inversores.

A este respecto, ha indicado que el Tribunal Supremo tendría que establecer la "legitimación" de este procedimiento, pero ha señalado que tras exponer esta tesis en un encuentro en Sarria, recibió la "impresión de que el TS sería muy sensible a este tipo de pronunciamientos".

No se puede simultanear con la penal

De esta manera, también ha explicado que esta vía judicial no puede ser "simultaneada" con una "pretendida vía penal sobre el mismo objeto", pero ha señalado que ello no prejuzga que "algunos casos de comercialización a personas desvalidas o contratos bancarios sin firma fuesen derivados a la vía penal".

"En este momento, a las puertas del juicio del 19, no debemos hacer nada que perjudique ese proceso civil, con la vía penal", ha señalado, al respecto de lo que ha explicado que, además, esa opción "se alarga mucho en el tiempo", porque requiere otro tipo de pruebas, mientras que la vía civil "es más rápida".

El fiscal ha repasado varias sentencias y ha subrayado que "la inmensa mayoría" de las decenas de fallos dictados se han pronunciado "a favor de los adquirientes de las participaciones preferentes", anulando contratos por vicios del consentimiento.

"la justicia,

Que esté a la altura"

El fiscal superior de Galicia ha esperado que el sistema de justicia "esté a la altura de las circunstancias en este drama social" y le dé la razón "tanto a los preferentistas engañados que acuden a él por la por la vía de la demanda individual como a los que quieran acogerse a la demanda colectiva de la Fiscalía.

Durante su intervención inicial, Carlos Varela ha explicado que la demanda colectiva impulsada por la Fiscalía propone, a través de una configuración legal de una práctica "abusiva generalizada", una solución al litigio de masas "empleando un instrumento procesual de reparación global".

Ello, ha explicado, supone que deviene "innecesario el dictado de miles de sentencias basadas en los mismos intereses individuales homogéneos y con idénticos pronunciamientos, dirigidos, en todo caso, a conseguir que se devuelvan la totalidad de los depósitos, procedentes de cuentas corrientes y cartillas de ahorros, a sus legítimos titulares.

Sobre este punto, ha destacado la conveniencia de una demanda colectiva, porque lo contrario sería "un millón de demandas", que constituiría "un absurdo y una tarea heroica", y lo ha comparado con "vaciar el océano a calderos". "Es mucho más fácil un instrumento de reparación masiva", ha abundado.

Carlos Varela significó una "falta de control de las prácticas financieras y de la falta de transparencia" de los productos comercializados por parte de las entidades bancarias, singularmente, por parte de las cajas de ahorros. En este sentido, puso de manifiesto que ni la CNMV ni el Banco de España "pusieron ningún reparo" a la comercialización masiva de este producto, y cuando lo hicieron, "no llevaron acciones contundentes".

También llamó la atención sobre la desprotección de los preferentistas, los cuales, en su mayoría, "carecían y carecen de la mínima formación para poder comprender la trascendencia" de los productos que estaban adquiriendo.

Práctica "descarnada"

"Fueron sorprendidos en su buena fe por una práctica descarnada y abusiva que sólo pretendía convertir pasivo en activos computables como recursos propios para salvar su solvencia", ha detectado. Para Carlos Varela, el "abuso" de las preferentes "no cesó", toda vez que los afectados "no pueden disponer de sus depósitos".

Además, subrayó que la comercialización se llevó a cabo por parte del personal "en muchos casos se hizo con escaso conocimiento del producto y sin la necesaria transparencia en la información nutrida sobre las condiciones y riesgos asumidos". A este respecto, aportó como prueba extractos de circulares internas de Caixa Galicia, ya desveladas por los trabajadores en esta comisión, en las que se hablaba de "liquidez inmediata" de estos productos, entre otras cuestiones.

Consulta aquí más noticias de A Coruña.