Los servicios de Inteligencia de Francia disponen de un programa de espionaje a gran escala similar al PRISM, el programa secreto utilizado por Estados Unidos, según ha informado este jueves el diario galo Le Monde.  

De acuerdo con el periódico, la Dirección General de Seguridad Exterior (DGSE, servicios especiales) almacena sistemáticamente los correos electrónicos o las llamadas telefónicas de Francia, así como la información que circula entre Francia y el extranjero.

La legislación "prohíbe que los datos interceptados por agencias de seguridad sean utilizados por un programa como el PRISM" El objetivo de los servicios de Inteligencia son los 'metadatos' más que el contenido de los mismos. No obstante, según Le Monde, la finalidad consiste en saber quién está hablando con quién para establecer una red de conexiones que está siendo investigada.

Sin embargo, los medios franceses han recordado que además de los correos electrónicos, también se tiene en cuenta el asunto de los mismos. De acuerdo con el diario, la actividad de redes y servicios como Google, Facebook, Yahoo, Apple o Microsoft también podría haberse visto comprometida.

A pesar de que este sistema es valioso en la lucha contra el terrorismo, también permite, según el medio, espiar a cualquier persona, en cualquier momento. Parte de la información puede ser incluso utilizada por la Policía con el pretexto de "información anónima".

Este dispositivo, sin embargo, es completamente ilegal, según Le Monde y la Comisión Nacional de Informática y Libertades (CNIL) ha recalcado que la legislación "prohíbe que los datos interceptados por agencias de seguridad sean utilizados por un programa como el PRISM".

La ley no contiene disposiciones para el almacenamiento masivo de datos técnicos de los servicios secretos. Asimismo, una parlamentaria francesa ha confirmado que "gran parte de las conexiones electrónicas en Francia son interceptadas y almacenadas por la DGSE".