Los centros de salud gallegos tendrán que repartirse a los 113 médicos de cabecera que logren alguna de las nuevas plazas que ha convocado el Sergas. Sin embargo, esta nueva oferta de empleo público permitirá reforzar un tercio de los ambulatorios de los 320 que hay en la comunidad. Y serán menos centros los que reciban pediatras.

Así, la asistencia a menores en atención primaria sólo contará con 45 especialistas más. Sin embargo, es la que más reforzada se verá: alguna de las nuevas plazas de matronas (19) y ginecólogos (36) convocadas ayer podrían crearse en los centros de salud para ampliar el servicio en los ambulatorios. Sobre los hospitales de la comunidad gallega, el servicio de anestesiología y reanimación será el que más se potencie, con la contratación de 44 médicos. Otros 28 facultativos reforzarán las unidades de urgencias, mientras que las de medicina interna contarán con 26 especialistas más.

Cardiología,  la peor parada

La convocatoria del Sergas, que permitirá ampliar las plantillas de los complejos hospitalarios con un total de 424 nuevos médicos, ha dejado a la especialidad de cirugía cardiovascular como la peor parada, ya que sólo tendrá un facultativo más, pese a que los más de 2.000 pacientes en lista de espera tienen que armarse de paciencia: deben aguardar una media de tres meses para acudir a la consulta del cardiólogo.