La Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) ha alertado de la llegada de una ola de calor que puede durar hasta diez días y con temperaturas que oscilarán entre los 28 y los 34 grados centígrados en Baleares, si bien éstas serán inferiores a las que se pueden producir en la península, que puedan alcanzar los 40 ó 42 grados en puntos del interior del cuadrante suroeste.

Así, ha advertido de que en los próximos días el centro de un anticiclón que este jueves se encuentra situado entre Azores y Portugal, se irá desplazando hacia las Islas Británicas, favoreciendo el calentamiento de la masa de aire sobre la Península y muy especialmente en las zonas más occidentales. Se espera que esta situación de temperaturas elevadas también afecte a las Islas Canarias a partir del martes.

Durante los próximos días (de siete a diez días dependiendo de la zona), se podrán alcanzar valores máximos en torno a 40/42ºC en puntos del interior del cuadrante suroeste de la Península y, entre 34 y 38ºC, en amplias zonas del resto del la mitad sur, oeste de Castilla y León, Galicia (excepto extremo norte) y Valle del Ebro.

En el resto de las zonas peninsulares y en Baleares las temperaturas probablemente oscilaran en general entre 28 y 34ºC. En cuanto a Canarias a partir del martes se espera que las temperaturas superen los 35ºC en medianías.

Aunque no se esperan valores extraordinariamente altos en las temperaturas, la acusada persistencia, alrededor de diez días en amplias zonas, de valores superiores a lo normal para esta época del año, justifica una situación meteorológica especial.