La Policía Local de Palma podrá proceder a la paralización inmediata de cualquier actividad que genere excesivo ruido "sea cual sea la fuente que lo genere", incluido el que causan los perros que habitan en la ciudad y que provocan molestias a los vecinos por los ladridos y aullidos persistentes.

Son algunas de las principales novedades que contempla el proyecto de Ordenanza de Ruidos y Vibraciones que ha sido aprobado por la Junta de Gobierno municipal y que será sometido a debate en la próxima sesión plenaria.

El portavoz del equipo de gobierno, Julio Martínez, ha explicado en rueda de prensa que la nueva normativa, que se prevé que entre en vigor en el mes de noviembre, "busca un equilibrio entre la actividad económica y el descanso de los vecinos" y, en este sentido, ha remarcado que el objetivo prioritario ha sido siempre "la convivencia de intereses" a la hora de gestionar los ruidos en la ciudad.

Asimismo, ha señalado que la tramitación de la Ordenanza de Ruido que se aprobará inicialmente en el próximo Pleno, tendrá un periodo de alegaciones de 60 días, al tiempo que ha aclarado que no invade competencias de otras normativas, tal y como lo avala un informe de la Secretaría General.

El teniente de alcalde de Economía ha añadido que esta nueva ordenanza unifica los ruidos "sin diferenciar entre fondos y música", tal y como así lo contemplaba la anterior normativa, lo que, tal y como ha remarcado que "no es más permisiva con el ruido" puesto que "refuerza las medidas que puede adoptar el Ayuntamiento y también los agentes municipales" para evitar los ruidos medioambientales.

La nueva ordenanza también introduce las nuevas tecnologías en las mediciones de ruidos, regula los tiempos de generación de ruidos y amplía los instrumentos necesarios para que la Policía Local pueda actuar en el supuesto de proceder a paralizar un ruido de forma inmediata, en casos de falta grave o muy grave.

Ruidos provocados por animales domésticos

El teniente de alcalde ha precisado que la nueva ordenanza establece claramente que ante una denuncia por ruidos de animales domésticos, se requerirá al propietario del animal que adopte de inmediato todas las medidas necesarias con el fin de que no se moleste a los vecinos.

Esta normativa viene recogida de la Ordenanza de Inserción de Animales de Compañía según la cuál la tenencia de un animal está condicionada a la inexistencia de molestias a los vecinos. La ordenanza contempla como falta leve los ruidos producidos por un animal de compañía.

Reglamento de los casals de barri

Por otra parte, la Junta de Gobierno municipal ha dado el visto bueno al proyecto del reglamento de funcionamiento de los Casals de Barri que, según ha afirmado Martínez, "ha tenido una buena acogida por las asociaciones vecinales".

Así, el nuevo reglamento establece un régimen sancionador por incumplimiento y mal uso del casal de estas instalaciones, regula las actividades que se pueden realizar, quién puede solicitar la gestión de uso del local.

En otro orden de cosas, el portavoz del PP ha apuntado que la Junta de Gobierno también ha aprobado la última certificación de obra civil en Son Moix, con lo que se confirma el calendario de plazos estipulado por el equipo de gobierno para poner en marcha esta instalación, prevista para principios del año 2014.

Asimismo, se ha acordado la adjudicación del contrato de suministro y colocación de asientos y sillas en el Palacio de Deportes de Son Moix y el contrato del servicio de vigilancia de socorristas en las piscinas municipales.

Por último, el equipo municipal ha aprobado el servicio de realización del programa Cinema a la Fresca para este año, que este año cumple su 25 aniversario. Martínez ha señalado que para Cort mantener un programa cultural como Cinema a la Fresca ha supuesto un "gran esfuerzo" y ha explicado que se mantiene a pesar de los recortes económicos "ya que es uno de los eventos de más éxito de público, puesto que el pasado año contó con 80.000 espectadores".

Este año, Cort se ha ahorrado 40.000 euros con respecto al año anterior, y se han programado 32 películas en castellano, catalán y en versión original, el mismo número de films que en 2012.