Los servicios sociales de Palma-Palmilla estudian la ayuda solicitada por más de setenta familias del distrito para hacer frente a sus deudas por consumo de agua. Esta ayuda se proporciona a instancias de los beneficiarios y tras ser estudiada por los dos trabajadores sociales destinados al efecto en la Junta de Distrito de Palma-Palmilla.

Dichos documentos se toman como referencia para formular fraccionamientos, determinar la posibilidad de recurrir al fondo social puesto a disposición por Emasa y servir como base para que la empresa suministradora de agua concrete los acuerdos de pago de las cantidades que queden pendientes, según han indicado desde el Ayuntamiento de la capital en un comunicado.

A estos casos que están en estudio, se añaden los 13 que en estos momentos están en estudio por parte de los representantes de las asociaciones de consumidores de Málaga, quienes han ofrecido de forma expresa su asesoramiento a los clientes que mantengan discrepancias con sus recibos de agua, usuarios que denuncian que se les está exigiendo el pago de consumos de agua que no les corresponden por ser anteriores al momento en el que comenzaron a habitar la vivienda.

Para resolver estas discrepancias, la empresa de abastecimiento está solicitando a los afectados un documento con el que puedan acreditar la fecha de inicio de residencia para poder reclamar la deuda sólo a partir de entonces, han precisado desde el Consistorio, indicando además que la negociación del abono fraccionado de la deuda como medida alternativa al corte del suministro del agua es una actuación que desarrolla Emasa en todos los distritos de Málaga, para ayudar a las familias con dificultades económicas.

La aclaración de este tipo de situaciones se encuadra dentro del proceso de negociación que realiza la entidad en todo el término municipal con cada uno de sus abonados en situaciones de impago, una práctica que viene realizando desde que se constituyó la empresa en 1986 por lo que es imposible la reclamación de cantidades anteriores a dicha fecha.

La coincidencia de un número importante de casos en Palma-Palmilla determinó el pasado mes de febrero la constitución de una mesa técnica para hacer frente a este problema en dicho distrito, abriendo una moratoria, que aún se mantiene, por la que Emasa no ha iniciado ninguna reclamación judicial de las deudas pendientes para permitir una negociación individual con la solución del problema, han concluido desde el Ayuntamiento.

Consulta aquí más noticias de Málaga.