Infanta Cristina
Infanta Cristina. ATLAS

La Casa del Rey y la infanta Cristina vivieron "con estupor" el episodio de las fincas que Hacienda atribuyó erróneamente a la hija menor de los reyes en un informe al juez del 'caso Nóos', cuya instrucción se prolonga ya dos años en lo que fuentes de Zarzuela describen como un "martirio" mediático.

Cuando se supo que la Agencia Tributaria atribuía a doña Cristina trece inmuebles y fincas ubicados en diversos lugares de España supuestamente vendidos por 1,4 millones de euros, la Casa Real sintió "estupor" y luego "alivio y tranquilidad" al verificar que se trataba un error que ha reconocido el Ministerio de Hacienda.

La Casa Real sintió  "alivio y tranquilidad" al verificar que se trataba un error que ha reconocido HaciendaAsí lo han asegurado este jueves fuentes de Zarzuela, que no quieren hacer especulaciones con el origen exacto de la confusión, al parecer relacionada con un error al adjudicar los inmuebles al mismo DNI de la infanta.

Eso sí, la Casa Real remarca que no existen "agujeros negros" en cuando al trato que los miembros de la Familia Real reciben de Hacienda cuando tramitan sus impuestos, y asegura que si la Agencia Tributaria no hizo una declaración de IRPF "paralela" a la infanta sobre estos inmuebles no consignados es porque ni siquiera figuraban en los datos fiscales que le proporcionó la propia agencia.

Prueba de que no hay "agujeros negros" y de que las declaraciones los miembros de la Familia Real son "cuidadosamente revisadas" es el hecho, insisten las fuentes, de que alguna ocasión se han detectado "errores" u "olvidos" con datos que han sido subsanados por los responsables de las declaraciones tras ser llamados por Hacienda.

Otra cosa es que la Agencia Tributaria disponga de varios niveles de acceso a la información que maneja, de manera que haya un acceso restringido para determinadas personas, como los integrantes de la Familia Real o los titulares de diversas instituciones; ello no significa que sus declaraciones no se revisen.

El informe erróneo sobre las fincas fue enviado al juez José Castro, cuya instrucción del caso Nóos dura ya dos años, un tiempo que en Zarzuela se experimenta como un "martirio" por la gran repercusión mediática que está teniendo este sumario debido a la implicación del marido de doña Cristina, Iñaki Urdangarin.

Confía en que la instrucción acabe "cuanto antes"

Así las cosas, y tratándose de un sumario que las fuentes no ven de gran complejidad, confían en que la instrucción acabe "cuanto antes mejor", con la decisión que corresponda respecto a la apertura de juicio oral, a ser posible antes de que acabe el año.

También se han pronunciado las fuentes sobre las dificultades para confirmar que la alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, y el expresidente de la Comunitat Valenciana Francisco Camps se reunieron en el Palacio de la Zarzuela con Urdangarin para preparar un contrato del instituto Nóos, tal y como sostiene el exsocio de este, Diego Torres.

Mientras sí existe un registro histórico de todas las visitas oficiales a Zarzuela, no se conservan los datos sobre los accesos de otras personas a las dependencias de la Casa Real, lo cual impide dar confirmación oficial a esa supuesta entrevista.