La Conselleria de Agricultura ha habilitado fondos extraordinarios para recuperar los accesos más prioritarios del Parque Natural del Alt Pirineu dañados por la riada de mediados de junio, en especial los de Bonabé, en el municipio de Alt Àneu y de Boet, en Alins, a través de la empresa pública Forestal Catalana.

Agricultura trabaja de forma coordinada con los ayuntamientos para abrir las pistas que habían quedado cortadas impidiendo el acceso a algunos de los lugares más visitados del Parque del Alt Pirineu con el objetivo de restablecer la normalidad de cara al próximo fin de semana.

Los daños más graves fueron los ocasionados por la excavación por el agua de los ríos desbordados de algunos tramos de las pistas forestales y el acceso de Alos de Isil así como otras vías secundarias.

También quedaron destruidos los puentes de acceso a la Serrería de Àreu y a dos núcleos de fincas privadas en la Vall Farrera y un tramo del camino señalizado de la ruta de los Puentes Medievales entre Ainet de Cardós y el puente de Arrós de Cardós, en el municipio de Vall de Cardós.

Agricultura ha asegurado en un comunicado que continuará trabajando en la mejora de los daños más prioritarios, en especial puentes, y el tramo del camino entre Ainet de Cardós y el puente de Arrós a medida que haya disponibilidad presupuestaria.

Consulta aquí más noticias de Lleida.