La Diputación foral de Bizkaia inició la semana pasada la excavación del túnel de Urdinbide, en la Variante de Autzagane. Esta infraestructura, que permitirá evitar el tránsito por el alto que da nombre a la variante, tiene 703 metros de longitud.

Según ha informado la Institución foral, en concreto, estos trabajos se han iniciado en el tubo derecho del túnel, por la boca norte, en el extremo más cercano a Muxika. Está previsto que a mediados de este mes comience también la excavación del tubo izquierdo de la misma boca.

En la boca sur del túnel, la cercana a Amorebieta, se están desarrollando desde la semana pasada también los trabajos para colocar los pilotes, de manera que pueda comenzar a perforarse el túnel en el mes de octubre.

La Variante de Autzagane tiene una longitud total de 3,6 kilómetros entre Amorebieta-Etxano y Muxika. Se inicia en el enlace de la AP-8 con la N-634 en Amorebieta y se apoya en la carretera existente, BI-635, durante 1,5 kilómetros. A partir de ahí abandona el vial actual para suprimir el paso por el Alto de Autzagane mediante el túnel bitubo de Urdinbide, de 703 metros de longitud.

En el entorno de Katea, antes de entrar al túnel, se sitúa el enlace con dos nuevas glorietas que permitirán los movimientos de salida e incorporación al nuevo corredor y recogerán los viales de servicio y algunos caminos de caseríos de la zona.

Una vez pasado el túnel de Urdinbide, el trazado vuelve a apoyarse de nuevo en la carretera BI-635 para terminar, después de reducir el número de calzadas a una, en las inmediaciones del barrio de Esturo.

Este proyecto se adjudicó por 64,75 millones de euros y tiene un plazo de ejecución de 30 meses a contar desde el inicio de las obras, en julio del año pasado.

Consulta aquí más noticias de Vizcaya.