El difícil acceso del polígono para peatones y ciclistas y la inexistencia de un servicio público de transporte hacen del vehículo propio la mejor opción. Cambiar esta situación es el propósito de un convenio que ayer se firmó entre la Junta y el Ayuntamiento nazareno con el que se pone en marcha el Plan de Transporte. Una encuesta anterior a este plan ya reflejó que el 94% de los trabajadores de La Isla usan el coche: unos 2.200 cogen el suyo y sólo 880 lo comparten con otros compañeros. El resto utiliza transporte de la empresa u otros medios.

Según el director general de la Energía, Francisco Blas, las primeras experiencias piloto se pondrán en marcha en 2007. Cuando este estudio se aplique, se ahorrarán 75.000 litros de combustible y dejarán de emitirse a la atmósfera unas 176 toneladas de CO2.