El Gobierno de La Rioja ha asegurado estar "francamente satisfecho" con el proyecto del Plan Hidrológico del Ebro, ya que recoge las 17 obras de regulación que "son necesarias" para la región, según han destacado esta mañana los consejeros de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente, y de Obras Públicas, Política Local y Territorial, Íñigo Nagore y Antonino Burgos, respectivamente.

Precisamente, éste último ha resaltado que estas obras "garantizan el desarrollo económico de La Rioja y el abastecimiento de nuestros municipios", mientras que Nagore ha apuntado que "se atienden las demandas y reivindicaciones planteadas por el Gobierno de La Rioja" al Plan que se aprueba hoy en el Consejo del Agua. En concreto, la Administración riojana presentó 44 alegaciones a finales de 2012.

En este sentido, el proyecto contempla ocho actuaciones en los ríos Tirón, Oja, Cárdenas, Jubera, Linares y Alhama, destacando en este último caso la construcción del embalse de Cigudosa-Valdeprado, así como el compromiso para la finalización de las presas de Enciso y Soto-Terroba. Además está prevista la optimización de los recursos de los embalses de Mansilla, Pajares, González-Lacasa, Regajo, Yalde y Leiva.

Nagore ha indicado que se contempla para la región una reserva hídrica de 148,75 hectómetros cúbicos para "atender las demandas tanto de abastecimiento como de regadío" que "está condicionada a las realización de las obras de regulación".

Éstas, ha apuntado el consejero contemplan un horizonte entre el 2015 y 2030. En este punto, ha criticado al Gobierno socialista anterior, ya que "su inacción ha hecho que el Plan sufra un enorme retraso".

Cuestiones por concretar

El consejero de Agricultura ha lamentado que "no se han podido resolver algunas cuestiones que tienen que ver con la gestión de los embalses, si bien era una pretensión excesiva que se contemplase en el Plan, y puede ser una cuestión más propia de las Comisiones de desembalse o de las Junta de explotación de cada cuenca".

Con ello se buscaba resolver los "problemas que tenemos con la limitación de los desembalses, que tenemos en el Iregua porque en épocas se desembalsa de manera excesiva; y buscábamos que se limite en función del caudal medio circulante". Además "queríamos introducir elementos que garantizasen los sistemas de evacuación del agua para garantizar la máxima calidad, evitando en lo posible el choque térmico, de cara a que en vez de coger el agua del fondo de los embalses de haga de la parte superior".

Para finalizar, el consejero ha señalado que "también nos hubiera gustado resolver algunos aspectos relacionados con los caudales ecológicos, que se han dejado abiertos, como son la previsión de caudales en ciertas estaciones de aforo en el río Najerilla, Tirón y en el Leza, que no están definidas en el propio Plan".

Consulta aquí más noticias de La Rioja.