Complejo hotelero
Complejo hotelero. C&S

Los hoteleros españoles prevén un verano mejor que el de 2012 gracias al turismo extranjero, mientras el nacional es "la gran asignatura" pendiente por su estancamiento y el incremento de su estacionalidad, hasta el punto de concentrar sus vacaciones en tres o cuatro semanas de la temporada alta.

"Me gustaría estar convencido y casi lo estoy de que cuando nos veamos a final de temporada y hagamos el análisis de lo que ha sido el verano de 2013, éste habrá sido mejor de 2012. A mí este año no me cabe ninguna duda", ha dicho hoy el presidente de la Confederación Española de Hoteles y Alojamientos Turísticos (CEHAT), Juan Molas.

En la presentación de las expectativas de los hoteleros para el verano 2013, Molas ha previsto que en las zonas turísticas convencionales de sol y playa la ocupación superará el 80%, frente a la incertidumbre total que impera en otros destinos, como los urbanos o de interior.

Ingleses, alemanes, franceses y nórdicos entre los turistas internacionales más esperados

También ha apuntado que la previsión es que el gasto turístico se incremente un 2,5%, tras haber subido siete puntos hasta el 15 de junio, y que el tráfico aéreo aumente entre un 0,9 y un 1%.

Para finales de año, ha confiado en que el sector turístico pueda estar abandonando ya la recesión y que España supere este año los 58 millones de turistas extranjeros para acercarse a la cifra récord de 2007, cuando hubo 59,2 millones de llegadas internacionales.

"No podemos hablar de recuperación en un entorno en el que no hay crecimiento económico estable, no hay flujo de crédito y no hay creación de empleo", pese al aumento de la contratación en el sector en los últimos cuatro meses, ha dicho Molas, que ha insistido en la necesidad de importantes reformas estructurales "para que modelo productivo sea sostenible".

Según el Observatorio de la Industria Hotelera, los turistas internacionales más esperados son los ingleses, alemanes, franceses y nórdicos, por ese orden.

Además, frente al turista español que reserva a última hora, buscando la oferta, el extranjero lo hace con antelación, ha indicado el secretario general de la patronal hotelera, Ramón Estalella.

Tanto el presidente como el secretario general de la CEHAT -confederación que representa a más de 14.000 establecimientos y 1,8 millones de plazas- han destacado la importancia de los mercados nórdico y ruso, los que más crecen porcentualmente.

El mercado ruso es de gran importancia de cara al futuro, ha dicho Molas, para quien no tendrá mucho peso en las cifras de visitantes internacionales los turistas que puedan verse desviados a España por los últimos acontecimientos en Turquía y Egipto.

A su juicio, "Turquía no va a perder tantos clientes", porque las zonas turísticas están alejadas de donde se han producido las revueltas sociales, mientras que Egipto, por su climatología, es "más competidor de invierno".

Caerá la rentabilidad

El sector hotelero, según el Observatorio que elaboran la CEHAT y la consultora PwC, prevé para este verano una caída continuada de la rentabilidad debido a una importante subida en los costes generales, la energía y el aumento de las comisiones de intermediación, frente al estancamiento de los precios.

El coste energético de los hoteles se ha multiplicado casi por tres, ha destacado Estalella.

Los precios hoteleros de media están bajando

En cuanto a la oferta de plazas, no se perciben grandes cambios en las expectativas de los hoteleros.

"Hay alguna zona donde decrece. No es que se cierren hoteles, sino que hay hoteles que cierran una parte o el establecimiento entero los días que no tienen clientes", ha explicado Estalella.

Mientras tanto, crecen ligeramente las previsiones de estancia media gracias a los turistas extranjeros.

Estalella ha subrayado que los precios hoteleros de media "están bajando", lo que está afectando sobre todo a los establecimientos de categoría inferiores, ya que se están vendiendo los de 4 estrellas a precio de 3 y así sucesivamente.