Los sindicatos y trabajadores del naval de la comarca de Vigo calientan las protestas en los días previos a que se conozca la resolución del comisario de Competencia, Joaquín Almunia, sobre el expediente del tax lease, y este jueves han vuelto a salir a la calle para reclamar la "salvación" del sector.

Más de 1.500 trabajadores de los astilleros de la ciudad se han manifestado por las calles del centro, al grito de "naval, solución", y han confluido en el cruce de Colón y Policarpo Sanz. Desde allí se han trasladado a pocos metros, frente a la sede de la Agencia Europea de Control de la Pesca, donde se ha celebrado la asamblea.

El portavoz de CC.OO., Ramón Sarmiento, ha señalado que el expediente del tax lease se ha convertido en un "problema de Estado", y ha insistido en que la construcción naval es, junto con la automoción, uno de los "motores" de la economía de la comarca, por lo que Vigo "se juega mucho". "Que nos escuche Europa", ha pedido, al tiempo que ha exigido a Almunia "que borre su sonrisa de la cara cuando habla del naval, porque es un asunto muy serio".

Sarmiento ha anunciado que el sector convocará una nueva manifestación el próximo jueves por la tarde (día en que los trabajadores volverán a salir a la calle también por la mañana). Así, ha pedido que sea una protesta "de toda la ciudad de Vigo, que se juega su futuro", y ha terminado su intervención proclamando: "Se isto non se asume, lume!".

El portavoz de UGT, Diego Atanes, también ha insistido en pedir la implicación de toda la ciudad en la manifestación de la próxima semana, y de sectores como el comercio o la hostelería, que también "viven gracias a los sueldos de los trabajadores del naval".

Consello social de la ciudad

Atanes ha hecho un llamamiento al alcalde de la ciudad, Abel Caballero, para que convoque de forma urgente el Consello Social de la ciudad, un órgano con representación de los principales agentes sociales y económicos de Vigo, para que manifieste su "apoyo total y absoluto" a las movilizaciones de la industria naval.

El responsable del naval de la CIG, César Rodríguez, ha señalado que este jueves es "un nuevo día de lucha", y ha denunciado que Gobierno central y Xunta "tienen que dar una respuesta al sector", después de que "no han hecho los deberes". "Éste es el momento, no hay otro", ha subrayado, y ha advertido de que "sólo vale una resolución positiva inmediata" por parte del comisario Almunia.

Las protestas de este jueves han ido más allá de los gritos y las consignas, y un grupo de trabajadores ha quemado dos contenedores frente a la sede de la Agencia Europea de Pesca. También se han lanzado botellas de pintura contra la fachada del edificio, en pleno centro de la ciudad, aunque los incidentes no han ido más allá.

Consulta aquí más noticias de Pontevedra.