Antena 3 vuelve a desafiar al dominio de Crónicas Marcianas con un nuevo late-show que llegó a las pantallas españolas el 11 de enero: Buenafuente, un programa con nombre propio, el del presentador que había cosechado un gran éxito de audiencia en la televisión catalana.

Anteriormente, Antena 3 había intentado desbancar a Sardá con múltiples formatos, ninguno de los cuales logró salir victorioso. Después de la etapa Pepe Navarro la cadena privada no renuncia al intento de conquistar a la audiencia en la franja horaria monopolizada por Crónicas.

Entre sus intentos fallidos están Maldita la hora (presentado por Máximo Pradera), ¡Ya es viernes!... o no (con Javier Capitán) o UHF, con Florentino Fernández como presentador).

El día de su estreno el programa de Andreu Buenafuente no consiguió liderar en su franja horaria, pero si lograr el mejor dato de la cadena en un late-night desde el estreno, en 1997, de La Sonrisa del Pelícano.

El humor de Buenafuente es una de sus bazas más importantes, junto con sus contenidos que se alejan del formato de Crónicas Marcianas, muy quemado después de 8 años en pantalla. La de ayer es sin duda una victoria importante y, por lo que parece, con futuro para una cadena que cumple 15 años y que intenta recuperar su sitio en el mercado.