Francisco Marco, de Método 3
Fotografía de 2008 del director de la agencia de detectives Método 3, Francisco Marco. EFE/ARCHIVO

El director de Métoto 3, Francisco Marco, ha asegurado al juez que investiga el presunto caso de espionaje que la grabación de la conversación mantenida por la presidenta del PPC, Alícia Sánchez-Camacho, y la expareja Jordi Pujol Ferrussola, Victoria Álvarez, en el restaurante La Camarga de Barcelona la encargó un "cliente habitual" de la agencia de detectives y que este lo hizo "en nombre" de la dirigente popular.

Según publica El Periódico, Marco afirma en un escrito remitido al juzgado durante el mes de mayo que Sánchez-Camacho tenía "conocimiento lleno" de la grabación. El director de Método 3 especifica que el cliente que hizo el encargo pidió inicialmente una grabadora e indicó el día, el lugar y la hora de la reunión.

Marco ha explicado al juez que no tuvo conocimiento de la reunión ni de la grabación hasta después de que se produjera, y que fue la directora de seguridad de la agencia, Elisenda Villena, quién habló con el cliente. Villena, añade el director de Método 3, ofreció una grabadora pero el cliente, después de consultarlo con la presidenta del PPC, indicó que prefería que se pusiera el aparato en el reservado del restaurante donde se tenía que hacer el encuentro.

Tras consultarlo con Camacho, el "cliente" pidió instalar una grabadora en el localFue entonces cuando un trabajador de Método 3, Alejandro Borreguero, fue a comprobar el restaurante. Marco ha asegurado que, por indicación de Sánchez-Camacho mediante el "cliente habitual", Borreguero se hizo pasar por su secretario personal y colocó la grabadora en un centro de flores de la mesa donde se haría la reunión horas antes de que se produjera.

Según Marco, se fue informando el cliente durante todo el proceso, desde que hubo la grabadora preparada. En el escrito remitido al juez, el director de Método 3 también indica que se controló, incluso, la entrada de La Camarga para fotografiar a Victoria Álvarez.

Después de la reunión, Villena entregó una copia del audio y un resumen de la grabación al cliente que, después, de leerlo, solicitó un nuevo resumen en que se eliminaran las alusiones personales que hizo Sánchez-Camacho a Álvarez para ganarse su confianza.

Camacho niega las acusaciones

En una entrevista con Catalunya Ràdio, la líder popular ha vuelto a negar que tuviera conocimiento de que el almuerzo iba a ser grabado y ha recordado que fue su partido el que "denunció el espionaje y gracias a eso se ha sabido que se espiaba a más políticos".

En cualquier caso, ha indicado que desde que entró en el PP tiene cuenta en La Camarga y que el partido realizó la reserva "como siempre", y que "mucha gente" podía saber que las dos mujeres iban a almorzar juntas ese día.

Pese a las acusaciones, Sánchez-Camacho ha asegurado sentirse "absolutamente fuerte como presidenta" y ha añadido que la confianza que el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, deposita en ella es "absoluta".

Por otro lado, Sánchez-Camacho ha avanzado la respuesta del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, a la petición formal para celebrar la consulta. "No aceptará una consulta ilegal", ha afirmado.

Consulta aquí más noticias de Barcelona.