Televisión
Un televidente maneja el mando a distancia. GTRES

La televisión de pago superó el año pasado por primera vez en ingresos el volumen de negocio del segmento de televisión en abierto, debido a la caída de la inversión publicitaria y a un ligero aumento de los ingresos logrados por las plataformas de pago, según el informe anual correspondiente a 2012 de la Comisión del Mercado de Telecomunicaciones (CMT) presentado este martes.

Así, el informe destaca que el mayor descenso en ingresos en el sector audiovisual con respecto al ejercicio anterior lo experimentaron las cadenas de TDT en abierto, con una facturación total de 1.665,8 millones de euros, lo que supone un retroceso del 17,9% con respecto a 2011.

Mientras, las cadenas de televisión de pago lograron aumentar sus ingresos un 2,5%, hasta los 1.746,8 millones de euros hasta superar por primera vez los ingresos conseguidos por la televisión en abierto. Este aumento no quiere decir que la crisis no haya afectado a las cadenas de pago. De hecho en 2012 perdieron de forma global 351.636 abonados (un 7,5%), aunque lograron compensar esta fuga de abonados cambiando sus tarifas o con otros ingresos.

Entre las causas que pudieron influir en esta disminución de abonados, la CMT destaca la caída de la demanda interna generada por un menor consumo en los hogares y por el hecho de que estos prescindan de servicios considerados como no esenciales y el aumento en el tercer trimestre del año del IVA que grava los servicios de televisión de pago.

Los operadores multiservicio ganan terreno

La CMT destaca asimismo cómo está cambiando el sector de la televisión de pago, con la entrada de nuevos operadores. En este sentido, el informe señala que los operadores que ofrecen banda ancha, telefonía y televisión de pago han ido ganando presencia hasta alcanzar a finales de 2012 más del 50% del total de abonados a televisión de pago.

A finales de 2012, había un total de 4,3 millones de abonados a servicios de televisión de pago en España A finales de 2012, había un total de 4,3 millones de abonados a servicios de televisión de pago en España, incluyendo los servicios de televisión a través de terminales móviles. De ese total de abonados, la televisión de pago por satélite representa el 41,3%; el cable, el 32,7%; la televisión a través de Internet, el 18,8%; y la TDT de pago, el 7%.

El descenso en el número de clientes fue una tendencia unánime para todas las plataformas de televisión de pago el año pasado. Los servicios que más abonados perdieron fueron los de televisión a través de Internet (con 126.566 abonados menos), seguido de la televisión por cable (con una pérdida de 97.665 abonados) y TDT de pago (93.157 abonados menos). A estos les sigue la plataforma de televisión por satélite, que perdió más de 36.000 abonados.

Aumento de ingresos en la tele de pago

En cuanto a los ingresos, la plataforma de televisión de pago por satélite aumentó su facturación. Con un incremento del 8,4%, esta plataforma alcanzó unos ingresos de 1.066,9  millones de euros. En términos de abonados y de ingresos fue la mayor plataforma de televisión de pago en España. La televisión por cable y la TDT de pago disminuyeron su cifra de negocio, un 11,6 y un 19,3% con respecto al año anterior, respectivamente.

Las dos plataformas que registraron mayores crecimientos en sus ingresos fueron la de televisión móvil (del 14,6%) y la de televisión a través de Internet, que registró un aumento del 11,6% respecto al año anterior. Los avances en facturación de las plataformas no se relacionan con avances en las bases de suscriptores al servicio, ya que en 2012 todas las plataformas perdieron clientes.

En general, los ingresos obtenidos por los operadores de televisión y radio, que facturaron 3.761,4 millones de euros, retrocedieron en 2012 un 8,8% respecto al volumen de negocio obtenido en 2011, sin incluir las subvenciones percibidas por los operadores públicos de ámbito estatal y autonómico.

En 2012 estas fueron de 2.140,9 millones de euros, lo que implica una disminución interanual del 8,3%. Si se incluyen dichas subvenciones, los ingresos totales del sector audiovisual ascendieron a 5.902,4 millones de euros, un 8,6% menos que en el ejercicio anterior.