Londres embajada de Ecuador
Agentes de la policía británica hacen guardia a la entrada de la embajada de Ecuador en Londres EFE

El Gobierno de Ecuador confirmó este miércoles que su embajada en Londres fue espiada y por ello pidió ayuda al Reino Unido para emprender una investigación, en medio del escándalo de espionaje masivo con alcance mundial revelado por el ex agente de la CIA Edward Snowden.

El canciller ecuatoriano, Ricardo Patiño, en una rueda de prensa, reveló que un dispositivo de escuchas fue descubierto el pasado 14 de junio en el despacho del embajador de su país en la capital británica, dos días antes de su visita a esa ciudad, donde se reunió con su colega inglés, William Hague.

Dicho dispositivo fue encontrado escondido en el cajetín de un enchufe eléctrico, señaló Patiño, quien precisó que el aparato es de fabricación británica, sofisticado, que funciona con una tarjeta "SIM" de conexión telefónica.

Patiño, quien no relacionó expresamente este hallazgo con las denuncias sobre programas de espionaje de Estados Unidos hechas por Snowden, dijo que de acuerdo a las primeras indagaciones se sospecha de la empresa Surveillance Group Limited, a la que calificó como una de las mayores compañías de "vigilancia encubierta" en el Reino Unido.

Según el canciller, "hoy mismo" se ha entregado al Gobierno británico la solicitud para que apoye la investigación sobre la supuesta trama de espionaje en la embajada en Londres, donde también se encuentra, desde hace más de un año, el fundador de WikiLeaks, Julian Assange.

El hallazgo, dijo, se produjo dos días antes de su llegada a Londres, donde se reunió con el ministro británico de relaciones exteriores y con Assange.

"Deducimos que lo que se perseguía (a través de esta escucha) era disponer de información directa" del despacho de la entonces embajadora ecuatoriana, Ana Albán, añadió el canciller. El canciller dijo que, pese a que el hallazgo del dispositivo de espionaje fue el 14 de junio, no se lo hizo público para que "no se desvirtuara la visita a Londres" que efectuó dos días después.

"No queríamos alertar a los espías" y tampoco anunciarlo "sin una investigación previa", de la que ahora se dispone, añadió el jefe de la diplomacia ecuatoriana.

La declaración de Patiño también fue atada a la situación que le tocó vivir al presidente boliviano, Evo Morales, a quien se le impidió sobrevolar varios países europeos por la sospecha que en el avión presidencial en el que viajaba se encontraba Snowden, al que el mandatario también ofreció asilo.

El Asilo de Snowden

Por otra parte, Patiño señaló que el Gobierno de Washington, al igual que hiciera con Bolivia, solicitó formalmente la extradición de Snowden, en caso de que llegue a territorio del país.

Ecuador dio por recibida la solicitud de Estados Unidos y la analizará en su momento, así como la solicitud de asilo presentada por Snowden, si llega a territorio ecuatoriano, indicó Patiño al ratificar que esas decisiones las tomará soberanamente su Gobierno.

No obstante, el canciller dijo que, según su parecer, la vida de Snowden corre alto riesgo, aunque no quiso precisar de dónde provendría tal amenaza.

"Yo no quiero especular en qué condición de riesgo está la vida del señor Snowden, pero que está en riesgo, está en riesgo", subrayó Patiño.

El hecho de "que se haya bajado el avión del presidente Evo Morales en pleno vuelo, por las sospechas de que estaría el señor ahí, ¡caramba!, quiere decir que es muy apreciada la presencia del señor Snowden por algunos gobiernos, no sólo por el gobierno de Estados Unidos sino por otros gobiernos del mundo", apostilló el canciller.