La artista Gillian Wearing pide que le envíen vídeos de las vistas desde ventanas de todo el mundo

  • La polémica y provocadora Gearing quiere componer un vídeo de larga duración con todas las contribuciones que reciba a través de Internet.
  • El proyecto "Your Views" ("Tus vistas") establece que cada fragmento se inicie con las cortinas o persianas cerradas.
  • Al abrirlas, en una alusión al comienzo de las sesiones de cine o teatro, se revelarán los escenarios que se ven desde los ventanales.
Captura del vídeo de ejemplo del proyecto "Your Views"
Captura del vídeo de ejemplo del proyecto "Your Views"
Your Views / Gillian Wearing

La artista inglesa Gillian Wearing (Birmingham, 1963) quiere componer su nuevo proyecto con los fragmentos de vídeo que le envién por Internet desde cualquier lugar del mundo. Your Views (Tus vistas), que la polémica y prestigiosa creadora —ganó en 1997 ganó el Premio Turner acaba de lanzar, se convertirá, según promete Wearing, en una película de larga duración. La artista anuncia que Your Views será exhibido en museos y galerías y que Channel Four emitirá una versión reducida del metraje final.

La "convocatoria abierta" establece como condición el tema —una grabación en plano fijo del panorama que se ve desde cualquier tipo de ventana, balcón o ventanal— y la forma de abordarlo. Los interesados deben iniciar el plano con las cortinas o las persianas cerradas y abrirlas sin dejar de grabar para revelar la vista. La opción alude al telón que se abre o descorre al inicio de las sesiones de cine o teatro, mostrando la nueva realidad del escenario o la pantalla.

"Sólo podemos hacerlo con tu ayuda"

"Queremos capturar tomas de vistas desde las casas de todo el mundo y sólo podemos hacerlo con tu ayuda", dice Wearing en la web del proyecto, a un área de la cual la que se pueden subir los fragmentos de vídeo. "La idea es muy simple, una película o clip muy breve clip de cualquiera de las cortinas o persianas que al abrirse revelan la vista desde una ventana, preferentemente sin mostrar las manos o brazos. Buscamos una gran variedad de puntos de vista, desde una perspectiva urbana hasta una vista del campo y desde cualquier ventana de su casa: sala de estar, dormitorio, buhardilla...".

Los clips, que deben durar idealmente entre 20 y 30 segundos y no pueden pesar más de 200 megas, serán atribuidos a sus autores en los créditos del montaje final de la película. Wearing ha incluído una serie de consejos técnicos y trucos para los interesados en la zona de preguntas frecuentes del proyecto. Obliga, por ejemplo, a que los planos sean horizontales, establece que los clips no pueden contar una historia sino limitarse a la descripción y recomienda soluciones imaginativas para quien no tenga cortinas o persianas en las ventanas.

¿Quién obtiene rentabilidad del proyecto?

La propuesta de Wearing, pensemos lo que pensemos sobre ella, deja en evidencia una cuestión peliaguda: tras la presunta democratización que contienen, las propuestas colectivas en red también están basadas en la apropiación y la intervención manipuladora. La artista inglesa, por ejemplo, no deja que ninguno de los participantes sea tan artista como ella: queda claro quién es la creadora única del proyecto, quién establece el tono y la forma y también quién le sacará rentabilidad al trabajo o la aportación de otros como estrategia curricular y, casi con seguridad, también económicamente.

Activa desde los años noventa y bastante gamberra en sus propuestas, Wearing suele afirmar que su mayor influencia está en los reality shows televisisvos y la mirada descarnada y, al mismo tiempo, artificiosa y repleta de trampas, que éstos practican sobre la realidad.

Su proyecto más polémico fue la serie fotográficaSigns that Say What You Want Them to Say and Not Signs that Say What Someone Else Wants You to Say(Carteles que dcen lo que quieres decirles y no dicen lo que algún otro quiere que digas), en la que cedía papel y rotulador a personas elegidas al azar para que escribiesen el mensaje personal que deseaban transmitir y luego las fotografiaba. Las 600 imágenes, entre ellas la de un policía con el rótulo "¡Ayuda!", un funcionario con el mensaje "Estoy desesperado" o un hombre con la frase "Declarado parcialmente loco", convirtieron a Wearing en una de las grandes promesas del arte brítanico.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento