Mario Conde. Los días de gloria
Una secuencia de la miniserie 'Mario Conde. Los días de gloria'. TELECINCO

Convertido en el prototipo del éxito empresarial, la espléndida vida de Mario Conde se desplomó en 1993, con la intervención de Banesto, entidad que presidía. Fue la primera realizada en la historia de nuestro país y el brillante exabogado del Estado fue condenado a la cárcel por apropiación indebida y falsedad documental mercantil.

Dos décadas después, y ante nuevos entramados de crisis y corrupción, Telecinco refresca la trayectoria del empresario y las luchas por el poder en las altas esferas de los años 80 y 90 en Mario Conde. Los días de gloria. El primero de los dos capítulos de esta miniserie, basada en un libro autobiográfico escrito por el propio Mario Conde, se estrena en la noche de este jueves.

Daniel Grao (Luna: el misterio de Calenda, Ángel o demonio) encarna al alto ejecutivo, que a los 39 años ocupó la presidencia de una de las siete entidades más importantes de la banca española.

Juan Carlos Vellido, que participó en la película 'Piratas del Caribe: En mareas misteriosas', será Arturo RomaníCompletan el elenco de protagonistas Francesc Orella (Alakrana) en el papel de Juan Abelló, con quien Conde realizó sus primeros negocios en la industria farmaceútica y Mariona Ribas (Hospital Central, El internado), como la mujer de Mario Conde, Lourdes Arroyo.

Juan Carlos Vellido, que participó en la película Piratas del Caribe: En mareas misteriosas, será Arturo Romaní, el entonces vicepresidente de Banesto, y José Chaves hará las veces del entonces presidente del Gobierno, Felipe González.

La recreación de la incesante búsqueda del éxito en los negocios, el complejo entramado financiero y el acecho del poder político que marcaron la vida de Conde, desde su asociación con Juan Abelló hasta su ingreso en prisión, corre a cargo de la guionista Helena Medina (23-F: El día más difícil del Rey, Operación Jaque).

La serie ha sido producida por Telecinco en colaboración con José Manuel Lorenzo (DLO Producciones), y fue rodada en escenarios naturales y urbanos de Madrid, incluyendo la antigua sede de Banesto en la calle Alcalá.

Ambas partes, satisfechas

Daniel Grao asegura que siente fascinación por Mario Conde y que meterse en su piel "ha sido una gran responsabilidad". Grao cuenta que se preparó para el papel viendo una y otra vez las entrevistas que le hicieron y que también contó con la ayuda de su secretaria personal, Paloma Aliende (que interpreta Úrsula Corberó), que le dio "algunos trucos" para parecerse más a él.

Por su parte, Mario Conde, actualmente tertuliano del espacio El gato al agua, de Intereconomía, confesó que esta historia le "remueve mucho" y afirmó que todo lo que cuenta es verdad. "Hasta ahora, ninguna de las personalidades citadas ha tenido el valor de desmentirme", explicó. "Más allá de mi figura, lo que interesa es ver cómo funciona el poder político en España".