Según una encuesta de TNS Sofres para el semanario Le Pèlerin , que se publicará mañana jueves 28 de diciembre, y que ha recogido el diario Le Monde , un 52% de los franceses creen que la moneda única europea ha sido 'mala' para Francia en general. Sólo un 46% piensan que el cambio de francos a euros (el 1 de enero de 2002) ha sido bueno.

El sondeo fue realizado los días 23 y 24 de noviembre entre 1.000 personas representativas de la población francesa con más de 15 años de edad. En diciembre de 2003, las opiniones negativas sobre este mismo tema representaban un 45% del total, según otro sondeo que realizó Le Nouvel Observateur.

Eurodisgustados

Hoy, los obreros son particularmente negativos con el euro (71% creen que les afecta negativamente en lo personal).

Los simpatizantes de la derecha parlamentaria son los más favorables al euro, y los de la extrema derecha, los más negativos

A la inversa, los profesionales liberales y cuadros técnicos ven la divisa europea con buenos ojos para su economía personal (56%), aunque sólo un 48% cree que ha sido bueno para el empleo el cambio de moneda.

Únicamente entre comerciantes, artesanos y responsables de empresas se estima (en un 52%) que el euro ha mejorado el mercado laboral.

Unanimidad en precios

En términos partidistas, los simpatizantes de la derecha parlamentaria son los más favorables al euro, y los de la extrema derecha, los más negativos.

En lo que casi todos parecen ponerse de acuerdo (94%) es en que la adopción del euro ha tenido como consecuencia una subida de los precios.

A pesar de todo, los ciudadanos franceses han acabado por adaptarse a la moneda única: sólo un 25% convierte sistemáticamente los precios de euros a francos. En diciembre de 2003 eran el 50%.