Shannon Rogers Guess Richardson
Shannon Rogers Guess Richardson, actriz imputada por el envío de cartas amenazantes a Obama y el alcalde de Nueva York. Facebook

La actriz estadounidense Shannon Rogers Guess Richardson ha sido imputada formalmente este viernes por tres cargos tras confesar el pasado 7 de junio que envió cartas con ricina al presidente de Estados Unidos, Barack Obama, y al alcalde de Nueva York, Michael Bloomberg.

Referencias amenazantes relacionadas con el debate sobre el control de armas

La actriz, que en un primer momento intentó culpar a su marido del envío, se encuentra desde que fue detenida bajo custodia policial por enviar comunicación amenazante a Obama, Bloomberg y a Mark Glaze, director de la organización Alcaldes contra las Armas Ilegales.

Si finalmente es condenada, Richardson, quien ha interpretado papeles menores en programas de televisión como 'The Walking Dead', se enfrentaría a una pena de hasta quince años de cárcel, según ha informado la cadena de televisión estadounidense CNN.

Las cartas, enviadas el mes pasado, realizaban referencias amenazantes relacionadas con el debate sobre el control de armas en Estados Unidos. Una parte de las cartas decía: "Tendrás que matarme a mí y a mi familia antes de que consigas mis armas. Cualquiera que quiera entrar en mi casa recibirá un disparo en la cara", según los documentos judiciales.

Veneno letal

La mujer había dicho a investigadores en Shreveport, Louisiana, que su marido, Nathaniel David Richardson, había enviado las cartas y también dijo que estaba asustada y que intentaría envenenarla a ella. Cuando los investigadores preguntaron a su marido, desmintió cualquier participación en el envío de las cartas y la culpó a ella. Los trabajadores que estuvieron en contacto con las cartas mostraron síntomas menores de exposición a la sustancia.

La ricina es un veneno letal que se encuentra de manera natural en semillas de ricino, pero necesita un acto deliberado para convertirse en arma biológica. La ricina puede causar la muerte en entre 36 y 72 horas por exposición a una cantidad tan pequeña como la cabeza de un alfiler. No se conoce ningún antídoto.