Rey
El rey Juan Carlos conversa con el ministro de Defensa, Pedro Morenés (i), durante la clausura del XIV Curso de Estado Mayor de las Fuerzas Armadas. EFE

El rey don Juan Carlos ha clausurado este viernes el XIV Curso de Estado Mayor de las Fuerzas Armadas, un acto militar al que acude todos los años y en el que ha hecho gala de la mejoría de su estado físico. "Esto es una cuestión de tornillos", ha dicho, cuando se le ha preguntado por su recuperación, asegurando que la rehabilitación surte efecto.

Acompañado por el ministro de Defensa, Pedro Morenés, y por la cúpula militar, con el jefe del Estado Mayor de la Defensa, almirante Fernando García Sánchez, el monarca ha presidido la entrega de diplomas a los 144 alumnos, 116 españoles y 28 de países aliados y amigos. También ha entregado sendos diplomas con los que se ha distinguido a los dos número uno de la promoción, un comandante del Ejército del Aire y un teniente coronel de la Guardia Republicana de Portugal.

Una vez finalizada la ceremonia, Morenés ha propuesto un brindis por el Rey, "el primer soldado, marino y aviador de España", antes de que el monarca animara a alzar la copa y brindar por España.

Después, don Juan Carlos ha conversado con los presentes en el Centro Superior de Estudios de la Defensa Nacional (CESEDEN), profesores, alumnos y familiares de los recién diplomados.

El primer soldado, marino y aviador de España

El monarca ha caminado con ayuda de dos muletas, aunque en la ceremonia de entrega de diplomas ha permanecido en pie durante unos 20 minutos, sin ningún apoyo. Durante la entrega, ha intercambiado palabras con los militares y guardias civiles a quienes le entregaba en mano su diploma.

Durante el vino español ofrecido después en el CESEDEN, se le ha preguntado por su estado físico y la recuperación de su última intervención quirúrgica de espalda a la que se sometió el pasado mes de marzo.

Don Juan Carlos ha asegurado encontrarse bien y ha señalado que continúa con sus sesiones de rehabilitación. El monarca, que ha adelgazado diez kilos desde su operación de hernia discal, ha insistido en que, lejos de lo que algunos comentan, su estado físico es bueno.

"Esto es una cuestión de tornillos", ha señalado, haciendo gala de buen humor, como viene haciendo desde que retomó su actividad pública. Ya en su primer acto oficial avisó: "Pronto estaré otra vez dando guerra".