Una brasileña de 23 años murió de complicaciones cardíacas causadas por la anorexia que sufría desde 2003, informó el martes la prensa.

Beatriz Cristina Ferraz Lopes Bastos falleció la noche de Navidad en el hospital Santa Casa de Jaú, a 296 kilómetros al oeste de Sao Paulo, y es la tercera víctima conocida de la anorexia en Brasil en menos de dos meses.

Amigos de la víctima dijeron que Ferraz, que medía 1,57 metros, pesaba apenas 35 kilos poco antes de morir, según el diario Folha de Sao Paulo.

Ferraz, graduada en Letras, fue obesa en la adolescencia y, según algunos amigos, llegó a pesar cien kilos, pero después comenzó a bajar de peso, le tomó aversión a la comida y hace tres años los médicos le diagnosticaron anorexia.

 

Llegaba a pasar un día entero sin llevarse nada a la boca

"Cuando éramos novios decía que no quería comer nada. Llegaba a pasar un día entero sin llevarse nada a la boca", dijo al diario su ex novio Leandro Murgo, de 26 años.

 

El pasado 14 de noviembre la modelo brasileña Ana Carolina Reston Macan, de 21 años, que sufría de anorexia, murió a causa de complicaciones causadas por la estricta dieta que seguía para mantenerse delgada.

El caso de Reston, que tuvo repercusión internacional, llevó a las principales agencias de modelos brasileñas a exigir certificados médicos y exámenes de sangre a las jóvenes que aspiran a subirse a las pasarelas.

Días después, la universitaria Carla Sobrado Casalle, de 21 años, a quien también se le había diagnosticado anorexia y tomaba  productos para adelgazar, murió en Araraquara, a 273 kilómetros al noroeste de Sao Paulo.