Las colegialas inglesas de entre 12 y 13 años deberán ser vacunadas contra una enfermedad de transmisión sexual relacionada con el cáncer cervical, dentro de un polémico plan desarrollado por el Departamento de la Salud Pública del Reino Unido, según publica hoy 'The Observer'.

Las jóvenes serían inmunizadas en la escuela contra el virus humano papilloma (HPV) antes de ser sexualmente activas.

La investigación ha mostrado que ese virus es una de las causas claves de cáncer cervical (del cuello uterino), que mata alrededor de 1.000 mujeres al año.

Éstas inyecciones rutinarias contra el HPV ya han sido adoptadas en algunos estados estadounidenses, e incluso en Reino Unido un buen número de padres han comenzado a comprarlas por 450 libras en clínicas privadas.

Un programa financiado

El Comité Conjunto de Vacunación e Inmunización estudia propuestas para conseguir un nuevo programa de vacunación financiado.

Miedo a los mensajes confusos

Pero este programa traerá cola, ya que no le faltan oponentes. Algunos padres temen que las vacunas animen a sus hijas al sexo sin protección o envien mensajes confusos sobre la edad adecuada para perder la virginidad.