Las empresas de trabajo temporal (ETT) colocaron en el primer trimestre 7,7 veces más de trabajadores que los servicios públicos de empleo (SPE), al registrar 306 colocaciones a través de las ETT del total de 8.907 que se contabilizaron para este colectivo en las islas, frente a las 40 gestionadas por los SPE, según un informe difundido este jueves por la patronal de grandes empresas de trabajo temporal, Asempleo.

En concreto, las ETT gestionaron entre enero y marzo en las islas un total de 2.004 colocaciones, frente a las 434 que fueron gestionadas por los SPE, sobre un total de 74.645 colocaciones en los tres primeros meses del año.

De este modo, la intermediación de las ETT en el archipiélago balear asciende al 2,7% del total de colocaciones realizadas en el primer trimestre, frente al 0,6% de los SPE, por lo que las ETT intermedian en las islas 4,6 veces más que los servicios públicos.

Así, Baleares es la segunda Comunidad Autónoma, tras Extremadura, donde menor es la intermediación de las ETT sobre el total de colocaciones, muy por debajo de la media nacional (14,6%).

En lo que se refiere a las mujeres, las ETT en las islas colocan 5,4 veces más a este colectivo en el empleo que los servicios públicos de empleo, después de contabilizar 1.019 colocaciones de mujeres a través de ETT del total de 33.406 colocaciones en la región, frente a las 190 de los SPE.

El informe también revela que las islas aumentan a un mayor ritmo el porcentaje de hogares con todos sus activos en paro, hasta situarlo en el 16,5%, por encima de la media nacional (14,8%).

Por otro lado, destaca que Baleares es la Comunidad Autónoma con un menor peso de parados de larga duración, con un porcentaje del 37,8%, frente al 56,3% de media nacional.

Finalmente, pone de manifiesto que el archipiélago es la única región, junto a Extremadura, que crea empleo público con un aumento interanual del 16,6% en el primer trimestre, mientras que destruye empleo privado (-3,6%).

A la luz de estos datos, Asempleo ha destacado que las ETT llevan décadas demostrando que son un agente intermediador "eficaz, responsable y garantista" en el mercado laboral español, con una basta red de empresas a lo largo de toda España.

Por ello, la patronal insiste en la necesidad de la colaboración público-privada en materia de empleo, pero sin plantearlo "en ningún caso" como una "competencia", sino como una ayuda mutua entre profesionales de la gestión del empleo y los servicios públicos.

Murcia y navarra,

Donde más intermedian las ett.

Las comunidades autónomas donde las ETT tienen un mayor peso en la intermediación laboral son Murcia (36,9%), Navarra (24,1%), Comunidad Valenciana (20,8%) y Madrid y Castilla y León, ambas con un 20,2%.

Exceptuando las regiones de Levante, donde Asempleo reconoce un posible "sobredimensionamiento" de las ETT en relación al volumen de contratos que realizan, el resto de comunidades mencionadas presentan tasas de paro y temporalidad inferiores a la media nacional.

Por el contrario, Extremadura, Baleares y Andalucía, donde las ETT presentan tasas de intermediación del 1,1%, del 2,7% y del 5,6%, respectivamente, registran tasas de paro y temporalidad superiores a la media. Extremadura es, además, la comunidad donde más intermedian los servicios públicos de empleo, con un 17,8%, muy por encima de la media nacional (2,2%). La tasa de paro de este comunidad alcanza el 36,9%, frente al 27,2% del promedio español.

En todas las regiones, menos en Extremadura, las empresas de trabajo temporal gestionan más colocaciones de jóvenes que los servicios públicos. En el caso concreto de la comunidad extremeña, los servicios públicos colocan 7 veces más de jóvenes que las ETT, lo que no impide que la tasa de paro de este colectivo sea del 66%, frente al 57,2% de la media nacional.

Cataluña (150 veces más) y Comunidad Valenciana (88 veces más) son las comunidades donde existen mayores diferencias entre las colocaciones de jóvenes que realizan las ETT y las de los servicios públicos de empleo. Les siguen Madrid y Murcia (75 veces más), La Rioja (49 veces más), Navarra (45 veces más), Galicia (44 veces más) y País Vasco (40 veces más). Todas estas comunidades, menos Murcia, presentan tasas de paro juvenil inferiores a la media.

En el caso de las mujeres, los servicios públicos de empleo intermedian más que las ETT sólo en Extremadura y Andalucía, dos comunidades que, según recuerda Asempleo, se encuentran entre las regiones con más paro femenino.

Las diferencias más significativas entre las colocaciones de mujeres efectuadas por las ETT y las de los servicios públicos de empleo se da en Cataluña (62 veces más), Madrid (42 veces más) y La Rioja (35 veces más), todas ellas con tasas de desempleo femenino inferiores al promedio nacional.