El consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid confirmó ayer que el jefe de cirugía del hospital público Gregorio Marañón, José Luis García Sabrido, viajó el pasado jueves a La Habana en un avión de Fidel Castro con la intención de examinar la posibilidad de operarle.

También explicó que, desde el mes de junio, el sistema público madrileño está enviando medicamentos, a instancias del Gobierno de Cuba, a través de su embajada. No quiso precisar qué tipo de material médico estaba suministrando, para no dar pistas de la enfermedad que está sufriendo el dictador y que es secreto de Estado.