La Audiencia Nacional acepta que declare en el juicio el confidente del chivatazo a ETA en Irún

  • Testificará en el juicio el confidente apodado 'El romano'.
  • Supuestamente se reunirían con él los dos agentes imputados.
  • Se fija el juicio para los dos mandos policiales para septiembre.
Agentes de la Policía Nacional salen del bar Faisán de Behobia (Irún), dentro de la operación contra la red de financiación de ETA.
Agentes de la Policía Nacional salen del bar Faisán de Behobia (Irún), dentro de la operación contra la red de financiación de ETA.
Juan Herrero / EFE

La Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional ha aceptado que testifique en el juicio del 'caso Faisán'el confidente, apodado "El romano", con el que supuestamente iban a reunirse los policías Enrique Pamiés y José María Ballesteros el día del chivatazo a ETA en un bar de Irún.

Así lo ha acordado la Sala en un auto, que fija para los días 16, 17 y 18 de septiembre el juicio a los dos mandos policiales procesados por el chivatazo a ETA en el bar Faisán, el exjefe superior de Policía del País Vasco Enrique Pamiés y el exinspector de la Brigada de Información de Álava José María Ballesteros.

Se admite la prueba del confidente

La sección tercera de la Sala, presidida por Alfonso Guevara, ha admitido la prueba testifical del confidente solicitada por la defensa de Pamiés. Aunque la defensa pidió que este testigo declare en calidad de protegido, es decir, sin que se le pueda ver, el auto señala que ello se determinará en una resolución aparte.

La Sala ha aceptado la mayoría de las pruebas solicitadas por el Ministerio Fiscal, por las acusaciones particulares, que ejercen la Asociación Víctimas del Terrorismo (AVT), la asociación Dignidad y Justicia y el PP, y por las defensas de los dos acusados.

No obstante, ha rechazado algunas pruebas demandadas por las defensas de Pamiés y Ballesteros, entre ellas la declaración como testigos de algunos agentes de la Guardia Civil al estar propuestos ya como peritos.

Piden penas de hasta siete años de cárcel

El fiscal Carlos Bautista pide para los dos policías sendas penas de cinco años de cárcel por colaboración con banda armada y, alternativamente, dos años de cárcel por revelación de secretos. Además de la pena de cárcel, Bautista solicita que sean condenados a 11 años de inhabilitación absoluta y multa de 27.000 euros para Pamiés y de 21.600 para Ballesteros como autores del chivatazo que desbarató una operación contra el aparato de extorsión de ETA en mayo de 2006, en plena negociación con la banda.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento