Snowden
Una pantalla gigante muestra una imagen de Edward Snowden en una calle de Hong Kong. EFE / Jerome Favre

El presidente de Ecuador, Rafael Correa, aseguró que el extécnico de la CIA Edward Snowden, que solicitó asilo a esta nación andina, denunció "terribles cosas" que se hacían "contra  el pueblo norteamericano y el mundo entero". Reaccionó así en su cuenta de Twitter a un editorial del Washington Post, titulado "Caso Snowden destaca doble rasero de Ecuador", en el que el diario estadounidense señala que tener a Snowden supuestamente permitiría a Correa reemplazar al fallecido presidente de Venezuela, Hugo Chávez, como el "principal demagogo antiestadounidense del hemisferio".

Esta situación actual no está siendo provocada por Ecuador

El Gobierno de Ecuador, mediante su embajada en Washington, rechazó que esté provocando una confrontación con Estados Unidos sobre Edward Snowden, requerido por la Justicia estadounidense por espionaje. "Como se ha informado, el señor Edward Snowden ha solicitado asilo político en Ecuador... esta situación actual no está siendo provocada por Ecuador", dijo en un comunicado el "número dos" de la embajada de Quito ante la Casa Blanca, Efrain Baus.

Baus agregó que el Gobierno de Ecuador "revisará responsablemente" la solicitud de Snowden, quien afronta tres cargos de espionaje y robo de propiedad gubernamental tras revelar la existencia de dos programas de vigilancia secretos de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA, en inglés).

Comprometidos con el "imperio de la ley"

El diplomático subrayó que, en cumplimiento de sus obligaciones internacionales, "la embajada de Ecuador rechaza enérgicamente recientes declaraciones de funcionarios gubernamentales de EE UU que contienen acusaciones perjudiciales, falsas y contraproducentes" sobre su país. "Ecuador ha suscrito todos los instrumentos de derechos humanos del hemisferio y está plenamente comprometido con el imperio de la ley y los principios fundamentales del derecho internacional", enfatizó Baus.

Snowden cumplió su tercer día atrapado en la zona de tránsito del aeropuerto moscovita de Sheremétievo, sin que se aclare el país al que viajará para escapar de la justicia estadounidense. Estados Unidos ha anulado su pasaporte y son muy pocas las naciones a las que podría ir sin riesgo de ser extraditado a su país natal, donde le acusan de varios delitos después de que destapara una trama de espionaje masivo de las comunicaciones en todo el mundo por parte de Washington y Londres.